Por qué crecer con hermanas puede tener un efecto antidepresivo

Tu hermana puede ser insufrible a veces, tanto, que en ocasiones te hace desear ser hijo único. La ciencia, no obstante, te da varias razones por las que tenerla en tu vida es bueno para tu salud.

Según un trabajo llevado a cabo por la Universidad de Montfont y la Universidad de Ulster tener una hermana te hace más feliz y optimista sobre las cosas. La investigación cuestionó a 571 jóvenes de entre 17 y 25 años y, según los resultados, quienes crecieron con hermanas parecían estar más contentas.

¿A qué se debe? Según los investigadores las hermanas parecerían alentar a sus pares en mayor medida y les permiten a los demás ser más comunicativos acerca de sus sentimientos. Esto promueve una salud mental más fuerte, sostienen los científicos.

“Las hermanas parecen alentar una comunicación más abierta y la cohesión en las familias”, afirmó el profesor de Psicología Infantil y de la Salud Familiar Tony Cassidy, quien ayudó a llevar a cabo el estudio.

“Podría ser que los niños tengan una tendencia natural a no hablar de las cosas. Las niñas tienden a romper eso“, consideró el experto, quien precisó que esta situación se resalta más en familias cuyos padres están separados o hubo alguna tensión emocional.

Los hermanos también traen beneficios, aunque cuando las relaciones son más amorosas que combativas.

“Creo que estos hallazgos podrían ser utilizados por personas que ofrecen apoyo a las familias y los niños en tiempos difíciles. Es posible que tengamos que pensar cuidadosamente sobre la forma en que tratamos a las familias con muchos niños”, analizó Cassidy.

View this post on Instagram

I’m thankful for the glow up

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

No se trata del único estudio que destaca los beneficios de tener una hermana. Otra investigación realizada en la Universidad Brigham Young, en el que participaron 395 familias con más de un hijo, llegó a resultados similares.

En este caso, los investigadores afirmaron que los chicos que tenían hermanos se sentían más protegidos y menos temerosos.

La investigadora principal Laura Padilla-Walker indicó: “El afecto de los hermanos de ambos sexos se relacionó con menos delincuencia y más comportamientos pro-sociales como mayor amabilidad y generosidad, voluntariado y ayuda a otros”.

De acuerdo a sus trabajos, la influencia de un hermano o hermana es más crucial en ciertas etapas del desarrollo de alguien que la de los padres. “Los chicos dan algo que los adultos no pueden entregar”, manifestó Padilla-Walker.

Un dato llamativo de su estudio es que, si bien los hermanos son imprescindibles en iguales términos, las hermanas tienen un efecto antidepresivo con sus pares.

Al igual que la otra investigación, se determinó que las mujeres saben reflejar mejor sus emociones y tienen una habilidad comunicativa más desarrollada que afecta de forma positiva a las emociones.