La crisis política en Venezuela está teniendo en las últimas horas un viraje hacia la pelea por el control de la empresa nacional que maneja el petróleo.

Nicolás Maduro anunció que tomará acciones legales contra la decisión de Estados Unidos de imponer nuevas sanciones a la petrolera estatal PDVSA.

“He dado las instrucciones precisas al presidente de PDVSA de iniciar las acciones políticas, legales, ante tribunales estadounidenses y del mundo, para defender la propiedad y la riqueza de (la filial) Citgo”, aseguró Maduro en la televisión estatal.

Desde la Casa Blanca, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, afirmó que las sanciones buscan impedirle a Maduro desviar activos de Venezuela hasta que el poder sea transferido a un gobierno de transición o elegido a través de elecciones.

Mnuchin aclaró, sin embargo, que la filial de PDVSA en Estados Unidos podrá continuar sus operaciones, siempre y cuando sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada en Estados Unidos.

“Con esta medida se pretende robarnos la empresa Citgo a los venezolanos. ¡Alerta Venezuela!, los Estados Unidos hoy ha decidido transitar el camino de robarle la empresa Citgo a Venezuela, es un camino ilegal“, manifestó Maduro, en un acto de recibimiento a diplomáticos venezolanos que retornaron tras la ruptura de relaciones.

Una crisis que crece cada vez más

La tensión crece minuto a minuto ya que, el autoproclamado “presidente encargado” aseguró que tomó el control de la filial norteamericana de PDVSA, el gigante petrolero estatal, y de Citgo, otra empresa venezolana radicada en los Estados Unidos.

Guaidó publicó en Twitter un documento en el que afirmó que inició “la toma del control progresivo y ordenado de los activos” de Venezuela en el exterior para “impedir” que el gobierno de Nicolás Maduro “siga robándose el dinero de los venezolanos”.

“He ordenado el traspaso de las cuentas de la República al control del Estado venezolano y de sus autoridades legítimas, para evitar que continúe el saqueo y destinarlas a satisfacer los problemas”, señaló.

El líder de la oposición a Maduro adelantó varias medias para llevar a cabo ese objetivo. En primer lugar, iniciará un proceso de “nombramiento de las juntas directivas de PDVSA y Citgo, que permitan iniciar la recuperación de nuestra industria que hoy pasa por un oscuro momento”.

Por otra parte, expresó su intención de “garantizar la continuidad operativa” de estas empresas y asegura a sus trabajadores su permanencia en sus puestos. Además, el texto publicado hace referencia al “traspaso de las cuentas de la República al control de Estado venezolano y de sus autoridades legítimas”.