Un total de 60 personas, entre las que hay 53 profesionales de la salud, fueron detenidas en Estados Unidos el miércoles por recetar medicamentos con opiáceos (como analgésicos y narcóticos peligrosos) muchas veces a cambio de sexo.

Entre los acusados hay 31 médicos, siete farmacéuticos, ocho enfermeros y otros siete profesionales con licencia, informó el Departamento de Justicia.

La trama, en la que se distribuyó más de 32 millones píldoras, afectaría a más de 350.000 recetas ilegales en los estados de Virginia Occidental, Alabama, Tennessee, Ohio y Kentucky.

El fiscal general de EEUU, William Barr, y el secretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, en inglés), Alex Azar, anunciaron en un comunicado las acciones y cargos derivados de una investigación conjunta de ambas oficinas.

“La epidemia de opioides es la crisis de drogas más mortal en la historia de Estados Unidos, y la región de los Apalaches sufre las consecuencias más que ninguna otra región”, sentenció Barr.

La fiscalía pide hasta 20 años de cárcel para los acusados de prescribir de forma ilegal este tipo de sustancias a cambio de servicios que incluyen el pago de dinero en efectivo o sexo.

Al menos uno de los médicos acusados está directamente relacionado con la muerte de un paciente por el abuso de estos potentes medicamentos. También hay a un dentista que extirpaba dientes a sus pacientes de forma innecesaria con el fin de recetarles fuertes analgésicos que calmaran su dolor.

Además, el HHS anunció que desde el pasado junio ha excluido de los sistemas Medicare, Medicaid y de otros programas federales de atención médica a más de 2.000 personas, entre las que hay 650 proveedores, por conductas relacionadas con el tráfico y abuso de opiáceos.

Las sobredosis relacionadas con opiáceos en ese país produjeron más de 47.000 muertes en 2017, de las cuales un 36% estaban vinculadas al consumo de drogas suministradas con receta médica, de acuerdo a datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Por su parte, un estudio publicado en la Revista Científica de la Asociación Médica Estadounidense prevé que en 2025 habrá más de 80.000 muertes por sobredosis de opiáceos en EEUU.