La Justicia de Botsuana despenalizó este martes la homosexualidad. La decisión es un gran paso adelante para la lucha por los derechos de la comunidad LGTBI (Lesbianas, Gays, Transgénero, Bisexuales e Intersexuales) en África, donde esas relaciones aún se tipifican como delito en unos treinta países.

El texto, en vigor desde 1965, preveía penas de hasta siete años de prisión. Al respecto, el juez de la corte donde se dio el fallo, Michael Leburu, sostuvo: “Las minorías no deben ser excluidas ni marginada.

Ha llegado la hora de que la sexualidad entre personas del mismo sexo sea discriminalizada“. “La justicia ordena que las leyes sean enmendadas“, añadió.

La Alta Corte se pronunció sobre esta cuestión a petición de una persona que solo fue identificada con las siglas LM por razones de seguridad y que atacaba el código penal.

“Los heterosexuales están autorizados a expresar su sexualidad sin problemas pero lo mismo no se aplica al demandante”, explicó el juez. “Negarle el derecho de tener relaciones sexuales como le parezca es discriminatorio“, enfatizó.

Por otra parte, Neela Ghoshal, de la organización Human Rights Watch (HRW), aseguró en Twitter que el fallo es “una señal estimulante para la dignidad humana, la vida privada y la igualdad”.

Ante el tribunal de Gaborone este martes, varios activistas llevaban pancartas con mensajes como “No hay nada malo en ser diferente pero es injusto estar discriminado” o “Los hombres homosexuales son cinco veces más víctimas de violencia sexual que el conjunto de la población masculina de Botsuana”.

Recientemente, la Alta Corte de Kenia rechazó derogar las leyes que reprimen las relaciones homosexuales y frustró las esperanzas de los colectivos LGTB.