La última presentación pública de Meghan Markle y el príncipe Harry fue realmente deslumbrante, ya que la duquesa de Sussex fue nuevamente el centro de atención de la velada con su look Audrey Hepburn. 

No es la primera vez que comparan a Meghan con Audrey

Para esta oportunidad, Meghan eligió un conjunto en color blanco que combinó un vestido entallado, de cuello alto, de la firma americana Calvin Klein.

El estilismo se completaba con un abrigo de Amanda Wakeley, algo que ya había lucido en alguna ocasión y que retomó para no seguir generando conflictos por lo que muchos consideran son “gastos excesivos” de su parte.

La exactriz que dejó todo por amor combinó su conjunto con zapatos altos y bolso de mano en color verde oliva, mientras que en su cabello optó por un moño con el flequillo recogido.

A pesar de estar cursando su séptimo mes de embarazo, la duquesa continúa con todas sus actividades y se supo que su rutina comienza realmente de madrugada, ya que se levanta minutos antes de las 5:00 de la mañana para practicar yoga, adaptado en estos momentos para su panza de embarazada.

El yoga es lo mío. Mi madre es instructora de yoga, y yo empecé a hacer yoga con ella cuando tenía siete años“, afirmó Markle, quien en su nueva casa tendrá una habitación remodelada completamente a su gusto para que pueda practicar esta milenaria disciplina.