La idea era reunirse en un centro del pueblo a ver un partido de fútbol por TV; un plan que terminó en masacre.

A las 9 de la noche del domingo, cuando ya se habían congregado decenas de hinchas, dos mujeres y un hombre se volaron en pedazos, en la entrada del local. El saldo: 30 muertos y 42 heridos.

Los ataques se produjeron en el pueblo de Konduga, estado de Borno, en el noreste de Nigeria.

El atentado, el peor en meses en el noreste de Nigeria, ocurrió a 38 km de Maiduguri, la capital del estado de Borno.

FOTO: Captura de video vía AFP-TV

FOTO: Captura de video vía AFP-TV

El director de Operaciones de Búsqueda y Rescate de la SEMA, Usman Kachala, visitó este lunes el lugar  y explicó que 17 personas murieron de manera instantánea.

El resto de víctimas mortales perdieron la vida posteriormente al no recibir atención médica inmediata después de que el Ejército acordonara la zona, precisó Kachala ante los periodistas.

“La falta de infraestructuras médicas apropiadas para hacer frente a este tipo de emergencias y el tiempo perdido en obtener la autorización (del ejercito) para acudir (al lugar) desde Maiduguri contribuyó a este elevado balance”, explicó Kachalla.

Captura de video vía AFP-TV

Captura de video vía AFP-TV