Manipuladores: cómo lograr que no se salgan con la suya

Author

Categories

Share

Una persona manipuladora puede causar que tu autoestima baje, hacer que te sientas desacreditado o generarte una sensación de que no sirves para nada.

Sin embargo, detectar a esas personas es fácil si se tienen en cuenta varios de los rasgos que tienen en común. Asimismo, existen algunos mecanismos útiles para que no tengan esos efectos en ti.

Rasgos en común

– Son convincentes y buenos argumentistas: son expertos en tener siempre la razón, aunque no sea así. Cuando se percatan de que no están en lo cierto, son lo bastante hábiles y rápidos para cambiar de argumento.

– Descubren tus debilidades y saben usarlas en tu contra: tienen una capacidad de análisis que les permite detectar no sólo en aquellos aspectos en los que no eres hábil, sino en los que te hacen sentir mal. Es su modo de hacerte sentir inseguro de ti mismo y aprovechar ese momento para conseguir lo que quieran.

– Saben cómo convertirse siempre en la víctima: como ellos consideran que no se equivocan, si hacen algo mal buscan culpabilizar al otro. Como no asumen sus errores ni su parte en los problemas, logran que sientas pena por lo que les pasa.

– Son persistentes: son tan agotadores e incansables que a veces se les da la razón para no seguir en la discusión. No se cansan hasta conseguir lo que quieren.

– Son insaciables: para ellos el fin justifica los medios. Son especialmente buenos en anotar como propios méritos de otros, y lo hacen gracias a la manipulación.

– Conocen tácticas para hacerse amigos de todos: saben cuándo y cómo ser simpático con los demás para lograr lo que quieren. Les encanta que se esté en deuda con ellos.

Qué hacer

Una vez identifiques a una persona manipuladora lo mejor es que mantengas una cierta distancia. Si es alguien a quien quieres mucho, aprende mecanismos para manejarla sin que ella te domine. Para ello:

– Ten claros tus valores, metas y emociones. No se trata de ser egoísta, sino ser consciente de tus objetivos y saber darte cuenta cuando te estás alejando de ellos.

– No seas indeciso. Es bueno tener tu opinión, preferencia o pensamiento propios, los cuales debes proteger y defender ante los demás. Creé en ellos y en ti mismo.

Author

Share