La ministra de Cultura de Israel, Miri Reguev, lamentó este domingo que Madonna incluyera en su show de este sábado por la noche, sobre la espalda de una de sus bailarinas, una bandera palestina.

El espectáculo tuvo lugar durante la gran final de Eurovisión 2019 en Tel Aviv.

“Creo que no debería involucrarse la política en un evento cultural o musical como éste. Pienso que fue un error e inapropiado, y con todo el respeto a Madonna, cosas así no deberían ocurrir”, dijo la ministra en Jerusalén, según reprodujo el diario Times of Israel.

“No se puede ignorar que hubo banderas palestinas en el evento de un ente público, con dinero público”, señaló. “Esto no pasaría en ningún otro país, hay una sensación de que en nuestro país todo está permitido y que el Gobierno no puede supervisarlo”, criticó.

La prensa israelí se hizo eco de la sorpresa que causó la bandera palestina durante la actuación de Madonna en Eurovisión y resaltó el carácter político de esta edición.

Las insignias del mismo país que lució la delegación de Islandia durante las votaciones fue uno de los momentos más comentados de la noche pero predecible, ya que habían mostrado previamente su apoyo a un boicot.

Lo que no se esperaba es que la diva del pop incluyera también una bandera palestina en el escenario.

“Madonna no acepta ninguna agenda política”, declaró cuando el movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), que promueve el boicot a empresas e instituciones israelíes hasta que termine la ocupación de los territorios palestinos.

La mayoría de reacciones a la presentación de Madonna no tuvieron nada que ver con su declaración política. Muchos la criticaron por cantar desafinando.