Después de que se vislumbraba un comienzo prometedor para la familia Kardashian con respecto a los niveles de audiencia que alcanzó el programa “Keeping Up With The Kardashians” en su estreno, los números han empeorado durante el final de la décimo quinta temporada, la cual se emitió este domingo 9 de diciembre a través del canal de paga E! Entertainment.

La serie fue vista sólo 851.000 espectadores, lo que equivale a un 37% menos de los 1.3 millones que vieron el estreno de la temporada que se emitió por primera vez el 5 de agosto, según el portal de estadísticas televisivas Showbiz411.

Este episodio mostró desde los últimos problemas de Kanye West hasta la última y exitosa postulación de Kim Kardashian para liberar a Alice Marie Johnson, una mujer que se encuentra en prisión por estar inmiscuida en un tema de narcotráfico. Además de las luchas internas de Khloe Kardashian para mantener un equilibrio entre su trabajo y la maternidad.

Pero a pesar de tener un cierre que parecía prometedor, el capítulo no fue lo suficientemente atractivo para que los resultados fueran sobresalientes en comparación con los números del primer show del 2018 que atrajo a 1.44 millones de espectadores, a pesar de haber caído a mediados de la temporada 14, según reportó Forbes.

El impulso que había tenido el programa, que actualmente se encuentra en su decimoquinto año y que ha provocado un sinnúmero de spin-offs (otros programas similares), ha bajado profundamente.

View this post on Instagram

Celebrating Saint with a Tarzan themed party 🍃

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Contabilizando a partir del segundo al último episodio de la temporada quince, atrajo la atención de sólo 941 mil espectadores, lejos del 1.44 millones que habían alcanzado al inicio.

Es posible que se haya llegado a un momento en el que el programa de televisión de las Kardashians se encuentra oficialmente al borde de la decadencia, contrario a sus prósperos imperios que han creado en sus redes sociales.

Después de todo, la última publicación del video de la mamá, Kris Jenner, que promovió el final, obtuvo más visitas que el reality show, pues el alcance llegó a los 988.207 personas en Instagram a partir de las 15 horas de haberse publicado.

A decir verdad, hay que estar conscientes de que las decenas de millones de seguidores que tiene cada una de las integrantes del clan Kardashian no se están reflejando en la cantidad de televidentes tradicionales, lo que significa que no hay una sintonía entre unos y otros. Pues si así fuera, el número de espectadores del domingo habría sido por mucho mayor.

Aunque las hermanas siempre son una gran fórmula por el morbo que genera su vida, su imperio podría venirse abajo (Foto: Archivo)

Aunque las hermanas siempre son una gran fórmula por el morbo que genera su vida, su imperio podría venirse abajo

Pero para aquellos que prendieron sus televisores, supieron cuál fue la reacción de Kim al enterarse que Kanye había dicho en una entrevista para la presentadora de radio “Charlamagne Tha God” que “la esclavitud era una opción”, pese a ser de ascendencia afroamericana.

“Estaba llorando histéricamente”, dijo Kim en el programa, después de ver el video de su esposo haciendo la declaración.

La página de estadísticas Showbiz411 estima que de haber una nueva temporada de “Keeping Up With The Kardashians” probablemente tendrán menos de un millón de espectadores, y hasta especulan que los televidentes pueden llegar por debajo de los 500 mil.

En EEUU, el domingo por la noche en el mismo horario, ganó más espectadores una cinta navideña llamada “Hallmark Hall of Fame”, la cual obtuvo 3.4 millones de televidentes.