Los optimistas tienen una vida útil más larga y son más longevos

Una investigación conjunta de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM) y la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan alenta a que se decrete el estado general de optimismo entre la población pues afrontar la vida con una expectativa general de que sucederán cosas buenas o de que el futuro será favorable porque podemos controlar los aspectos importantes tiene importantes implicaciones sobre la longevidad.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron un seguimiento de 10 años a 69.744 mujeres y de 30 a 1.429 hombres y se tuvieron en cuenta aspectos realacionados con su nivel de optimismo, así como sus hábitos generales de salud y salud, como la dieta, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Viven mejor durante más tiempo

Los resultados del estudio, publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, indican que los hombres y mujeres más optimistas tuvieron, en promedio, una vida útil más larga, entre el 11 y el 15 por ciento, y tenían además entre un 50 y 70 por ciento más probabilidades de alcanzar los 85 años en comparación quienes eran menos optimistas.

Resultados que no se vieron afectados por cuestiones como el nivel educativo, las enfermedades crónicas, la depresión y también los comportamientos de salud, como el consumo de alcohol, el ejercicio, la dieta y las visitas de atención primaria.

«Este estudio tiene una gran relevancia para la salud pública porque sugiere que el optimismo es uno de esos activos psicosociales que tiene el potencial de extender la esperanza de vida humana.

Además, el optimismo puede modificarse usando técnicas o terapias relativamente simples«, explica Lewina Lee, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Los investigadores también concluyen que quienes se muestran más optimistas tienden a tener hábitos más saludables, como ser más propensos a hacer más ejercicio y fumar menos, lo que obviamente procura una mayor esperanza de vida.