Los mejores consejos para reducir los eructos

Aunque los eructos o los gases (flatulencia) sean naturales y comunes, una cantidad excesiva de ellos, acompañada por hinchazón, dolor o distensión abdominal, puede a veces interferir con las actividades cotidianas o provocar vergüenza.

Sin embargo, estos síntomas generalmente no son consecuencia de una afección subyacente grave y suelen disminuir con algunos cambios simples en el estilo de vida.

Cuando los eructos interfieren con las actividades cotidianas, algo podría andar mal. Averigua cómo disminuirlos al igual al igual que el dolor que producen, así como cuándo sería prudente consultar al médico.

Los eructos permiten al cuerpo expulsar el exceso de aire que hay en el tracto digestivo superior y, en su mayoría, son producto de tragar aire en cantidad excesiva. Sin embargo, éste casi nunca llega al estómago, sino que se acumula en el esófago.

Una persona puede tragar aire en exceso cuando come o bebe muy rápido, habla mientras come, mastica chicle o consume caramelos duros, bebe gaseosas o si fuma. Algunas personas tragan aire como un tic nervioso, incluso cuando no comen ni beben nada (aerofagia).

El reflujo de ácido estomacal o la enfermedad por reflujo gastroesofágico, a veces, pueden causar eructos excesivos porque promueven un aumento en la deglución.

Los eructos crónicos pueden relacionarse con una inflamación del revestimiento del estómago (gastritis) o con una infección por Helicobacter pylori, bacteria que ocasiona algunas úlceras estomacales.

En estos casos, los eructos van acompañados de otros síntomas, como acidez estomacal o dolor abdominal.

Imagen relacionada

Consejos para reducir los eructos

Come y toma lentamente. Tomarte tu tiempo en la ingesta de alimentos y líquidos puede ayudar a tragar menos aire. La hora de la comida deben ser un momento de relajación, porque comer estresado o al paso hace tragar más aire.

No consumas goma de mascar y caramelos duros. Mascar chicle o chupar caramelos duros obliga a tragar con más frecuencia de lo normal y parte de lo que se traga es aire.

No fumes. Con la inhalación del humo, también se inhala y traga aire.

Evita las gaseosas y la cerveza. Estas liberan el gas llamado dióxido de carbono.

Revisa tu dentadura postiza. Si no encaja bien, puede obligar a tragar más aire al comer o beber algo.

Muevete. Dar un pequeño paseo después de comer puede ayudar.

Trata la acidez estomacal, en el caso de padecerla. Consulta con tu médico para que te recomiende el tratamiento adecuado.