En Italia, este mes de mayo parece un febrero. El frío y la lluvia constante no han cesado de trastocar los fines de semana de los italianos, que esperan ansiosos que por fin llegue la primavera.

Pero si alguien está especialmente molesto por las condiciones climáticas son los hoteleros, que temen que el inicio de la temporada turística sea un completo desastre.

En esta situación, muchos hoteles de la isla de Elba, un pequeño paraje toscano entre Piombino y Córcega, Italia, tomaron una decisión para lo que queda de mes: si llueve al menos dos horas, entre las diez de la mañana y las ocho de la noche, devolverán el importe total del día a sus huéspedes.

“Aunque si en Elba es raro que llueva en mayo, puede ser que caiga un poco de lluvia. ¡Pero en Elba, ni siquiera la lluvia es un problema!”, señala la web de turismo de la isla, Visit Elba.

Los hoteleros, que temen que el inicio de la temporada turística sea un desastre. / AFP

Los hoteleros, que temen que el inicio de la temporada turística sea un desastre. / AFP

La iniciativa surge después de que Visit Elba haya elaborado un sondeo que revela que el 72% de los italianos cree que las previsiones meteorológicas son muy fiables, y por lo tanto si ven lluvia descartan viajar a un destino de veraneo como es Elba.

Pero el ente del turismo local defiende que en primavera las previsiones con más de una semana de anticipo no siempre aciertan la particular meteorología de la isla.

“Entre el 2016 y el 2018, en el período entre abril y mayo, se sucedieron las previsiones a más de siete días de anticipación que señalaban lluvia, pero en realidad en el 36% de los casos las previsiones meteorológicas fueron desmentidas por fines de semana caracterizados por un clima generalmente sereno que permitía a los visitantes disfrutar de pleno las vacaciones”, explicó al canal Tgcom24 el coordinador de Turismo de la Isla de Elba, Claudio Della Lucia.

El principal atractivo de la isla de Elba son sus playas de aguas cristalinas y tiene mucha oferta cultural. / AFP

El principal atractivo de la isla de Elba son sus playas de aguas cristalinas y tiene mucha oferta cultural. / AFP

El objetivo de la iniciativa es resaltar que, aunque el principal atractivo de la isla son sus playas de aguas cristalinas, también tiene mucha oferta cultural.

“Hay muchas realidades en Italia, y la isla de Elba es claramente un ejemplo, que están en grado de ofrecer muchas otras cosas más allá de espléndidas playas y un mar increíble.

Experiencias que no necesitan por fuerza sol para ser disfrutadas, desde el arte y la cultura a la gastronomía, del deporte al bienestar. Debemos simplemente saberlas comunicar mejor para que todos las puedan experimentar”, concluye Della Lucia.

El día gratuito en caso de lluvia es una prueba piloto que se podría repetir en la temporada de otoño.

Isla de Elba, italia. El día gratuito en caso de lluvia es una prueba piloto que se podría repetir en la temporada de otoño./ AFP

Isla de Elba, italia. El día gratuito en caso de lluvia es una prueba piloto que se podría repetir en la temporada de otoño./ AFP

Elba es la mayor isla del archipiélago toscano y durante siglos se la disputaban franceses e italianos. Aquí Napoleón Bonaparte fue confinado durante diez meses en 1814.

Tras la derrota de los ejércitos napoleónicos y la firma del tratado de Fontainebleau, las potencias vencedoras decidieron exiliarlo en Elba, donde se quedó dirigiendo la economía y el gobierno de la isla con mil hombres y dos mansiones que se hizo construir en un paraíso que sería su jaula de oro.

Sus residencias se pueden visitar ahora en Villa dei Mulini y Villa San Martino, mientras en Portoferraio están los museos napoleónicos.