Marie Jean Pierre, una emigrante haitiana de 60 años de edad, ganó un sueldo escaso mientras lavaba platos para el hotel Conrad Miami en Brickell durante una década. Si dependiera de los jurados que oyeron su caso en la corte federal, sería millonaria.

A principios de esta semana, un jurado federal falló a favor de que Pierre recibiera $21.5 millones en daños y perjuicios del hotel, pero es posible que nunca reciba un centavo. El hotel se niega a pagarle a Pierre diciendo que van a apelar el fallo.

Pierre presentó la demanda en 2017 alegando que el hotel violó la Ley de Derechos Civiles de 1964 cuando la programaron para trabajar el domingo, a pesar de haber accedido a su solicitud cuando fue contratada en 2006 y de haberla alojado durante varios años.

Pierre, quien es miembro de la Iglesia Bautista Bethel en el barrio Brownsville de Miami, es una misionera cristiana. Después de ignorar su petición sobre sus compromisos religiosos, el hotel la despidió en 2016 por faltar al trabajo el domingo.

El abogado de Pierre, Marc Brumer, dijo a The Associated Press que si el hotel se ve obligado a pagar, probablemente obtendrá alrededor de $500,000 porque los daños punitivos se limitan en la corte federal.