La presentadora peruana Laura Bozzo se lanzó contra el actor mexicano Gabriel Soto, a quien llamó “desgraciado” por el escándalo de infidelidad que enfrentó junto a Irina Baeva.

Hace aproximadamente un mes, Soto decidió posar en la portada de la revista ¡Hola! junto a su novia, la actriz rusa Irina Baeva.

Días después Geraldine Bazán, la ex esposa de Gabriel y madre de sus dos hijas, publicó un video para contar su versión de los hechos y confirmó la historia que venía circulando desde hace más de un año: Soto le fue infiel con Irina.

Así lucieron su amor Irina y Gabriel Soto

Así lucieron su amor Irina y Gabriel Soto

Bazán ofreció detalles de cómo se enteró de que su entonces esposo y Baeva tenían un romance e incluso aseguró que la actriz rusa hacía publicaciones en Instagram para hacer enojar a Geraldine.

En México, el asunto se convirtió en un escándalo y Baeva reaccionó emitiendo un comunicado para asegurar que por ahora se le trata como la “mala del cuento”, pero lo aceptaba con la frente en alto y esperaba que el tiempo acomodara la situación. Soto publicó un video para disculparse con Geraldine.

El asunto se volvió un tema muy comentado y la presentadora peruana mostró su postura al respecto, enviando todo su apoyo a Geraldine.

Imagen de mayo de 2017, cuando Irina y Soto protagonizaban una obra de teatro (Instagram)

Imagen de mayo de 2017, cuando Irina y Soto protagonizaban una obra de teatro (Instagram)

Durante una entrevista para el programa El Gordo y la Flaca, Bozzo dijo de Soto: “¡Por favor, ese desgraciado, ese es uno de los desgraciados del año!”.

De Geraldine, Bozzo comentó que la adora, pues le parece una divina y lo máximo. “Mi apoyo para ella total, absoluto, me encanta lo que hizo y además es que la mujer oculta cuando le ponen los cuernos … hay que decir las cosas, no hay que guardarlas para uno”.

La presentadora además dijo que en el caso de infidelidades o traiciones, la nueva pareja formada pocas veces es feliz “porque existe el karma” y sin mencionar directamente el nombre de Irina, señaló: “la mujer que interfiere nunca podrá ser feliz, porque creo que quien hace daño siempre termina recibiendo de su propia medicina”.