Yalitza Aparicio volvió a aparecer en la portada de Vogue, sólo que en esta ocasión fue en la edición Teen; luciendo un vestido verde del diseñador Christopher John Rodgers y unos pendientes de Erickson Beamon.

En entrevista para la revista de moda, la nominada a mejor actriz por la película Roma habló sobre su fama repentina, de su responsabilidad con la sociedad mexicana, del significado que tiene para ella ser la primera mujer de raíces indígenas en la portada de Vogue México, así como el uso que le ha dado al dinero que ha ganado con la filmación de la película.

De niña, jamás se imaginó a sí misma en una película. La ausencia de una estrella de la farándula semejante a ella la alejó del cine; y ahora que por azares del destino se ha visto involucrada en este mundo, espera que el cine adquiera mayor diversidad.

Cuando dije que no era la cara de México, [lo que quise decir] es que realmente hay diferentes tonos y características de cómo se ve la gente. Lo que me gustaría ver es que se represente mas de esa diversidad, que hubiera las caras con las que uno se encuentra día a día. 

Al crecer, yo nunca pude ver a personas que se parecieran a mí ni a ninguna otra persona con las que crecí. Eso, con el tiempo, me hizo perder el interés por el cine y centrarme en cosas que consideraba reales, porque todo lo que veía en el cine parecía completamente ficción.

De acuerdo con ella, la película del director mexicano, Alfonso Cuarón, rompe con varios estereotipos, entre ellos, la imagen que se tiene de las madres solteras, pues las muestra como personas fuertes y empoderadas.

Contó que jamás esperó la respuesta de la sociedad mexicana luego de su aparición en Vogue México. Gente que le escribía para expresarle lo importante que para ellos era ver a una persona con rasgos indígenas y demostrarles que cualquier cosa es posible.

La experiencia para ella ha sido abrumadora, y es consciente de que podría no volverle a suceder, por lo que intenta valorar cada momento y aprovechar al máximo todo lo que pueda aprender de este momento. Uno de sus momentos mas divertidos, ha sido usar los vestidos de diseñadores y las sesiones fotográficas.

Es muy divertido, a veces no entiendo por qué me ponen ciertas cosas o cómo combinan ciertos colores. Luego veo las fotografías, y realmente me sorprende lo bien que se ve todo. Es increíble para mí porque ni siquiera soy buena combinando los colores.

La responsabilidad que siente para seguir actuando es, principalmente, por las personas que se parecen a ella, pues podría darles fuerza para buscar sus sueños. No obstante, no está convencida de seguir en el cine.

“Descubrí un amor por la actuación, pero sigo sintiendo curiosidad por ver si es algo que profundizaría, [si] en realidad es un amor por la actuación, o si solo es una ilusión por el momento que vivo”. 

Le confesó a la revista que lo primero que hizo luego de recibir su primer pago, fue comprar libros. “Ahora puedo tener algunos libros que siempre había querido”, dijo. Finalmente aclaró que tiene 25 años y no 26, como algunas personas han dicho.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here