jueves, noviembre 26, 2020

La inteligencia afectiva en la familia

El término inteligencia es polisémico y no contenta a todos, pero la expresión ‘inteligencia emocional‘ ha alcanzado gran difusión popular, porque subraya la relación de los procesos racionales y afectivos.

Se le da gran importancia porque se trata de una expresión original y porque la palabra afectividad es más abarcadora e incluye, entre otros fenómenos internos, las emociones, y su cultivo desde la familia es una parte vital del desarollo del niño desde su primer día de vida.

Las emociones en el desarrollo del niño

La familia es la comunidad humana esencial en la que sus miembros se unen principalmente por amor.

Cuando la impregnación emocional es suficiente, se dispone al niño para un porvenir equilibrado y fecundo, pero si en la infancia se descuida cuanto tiene que ver con el corazón, no ha de extrañar que en ulteriores etapas aparezca la amargura, la inestabilidad o el desorden.

En la niñez ha de garantizarse la ternura y la calidez necesarias para el niño, por eso se requiere fortalecer el compromiso familiar con la educación afectiva, la primera y principal. No se trata de que los padres se profesionalicen, pero sí de que reciban algunas orientaciones que mejoren su natural vocación educativa.

La creciente complejidad de la vida actual no siempre facilita el quehacer formativo de los progenitores y, desde luego, la escuela no puede asumir en exclusiva la trascendente tarea educativa.

El auténtico motor emocional del niño, el que puede estimular o frenar su desarrollo afectivo, ha de buscarse en el seno familiar.

El papel de la inteligencia emocional

La inteligencia afectiva ilumina y canaliza adecuadamente el torrente emocional y el comportamiento.

Sus implicaciones se extienden a las distintas situaciones interhumanas y experiencias vitales, por eso es menester desarrollarla desde la temprana infancia. La plasticidad cerebral durante la niñez hace especialmente apropiada esta etapa para el enriquecimiento unitario de la cognición y la emoción.

Condicionantes genéticos aparte, debe recordarse que la organización del cerebro y la estructuración de la personalidad acontecen gracias a la educación que se recibe, en gran medida en la propia familia.

Los padres cuentan con numerosas vías para fomentar conjuntamente el despliegue intelectual y emocional que ayudarán al niño a tener instrumentos para desenvolverse en el futuro.

Latest Posts

MÁS NOTICIAS

La mayor agencia mundial asusta al futuro hotelero por dos motivos

Booking vislumbra que esta creciente debilidad de los hoteleros dará más poder a los intermediarios Glenn Fogel detalló que el alojamiento privado fue el 40%...

Tailandia: de 3,3 millones a 681 turistas en diciembre

Algo menos de setencientos turistas han presentado una solicitud para obtener una visa especial para entrar en Tailandia. El país del sureste asiático está...

¿Qué tan peligroso es volar durante una pandemia? Esto es lo que sabemos y cómo hacerlo más seguro.

En cualquier otro año, estaríamos felizmente volando sobre los ríos y pasando por el bosque para llegar más rápido a la casa de la...

Oxford y AstraZeneca anunciaron que su vacuna contra el coronavirus tiene una eficacia de hasta 90% y es fácil de transportar

Aunque la pruebas dieron resultados disímiles según las dosis aplicadas, el jefe ejecutivo del laboratorio aseguró que “la seguridad confirma que será muy efectiva...

El huracán Iota se fortaleció a categoría 4 antes de golpear Centroamérica

Se convirtió en huracán el domingo de madrugada y ganó fuerza con rapidez. Se esperaba que pasara sobre o cerca de la isla colombiana...