El escándalo que rodea al hombre más rico del mundo sumó un nuevo capítulo. Quien lo escribió fue el propio Jeff Bezos, el dueño de Amazon. Publicó una carta en la plataforma de blogs Medium, donde acusó de “extorsión” a David Pecker, editor del National Enquirer y cercano al presidente Donald Trump.

El medio norteamericano fue uno de los cuales mostró textos privados para revelar la existencia de una tercera en discordia alrededor del divorcio del magnate, a quien le llegó ahora un email con supuestas amenazas de que salgan a la luz fotos comprometedoras. Para él, la advertencia está relacionada con “favores y ataques políticos”.

El último disparador ocurrió el 21 de enero, doce días después del anuncio de la separación de Bezos con su esposa MacKenzie, tras 25 años de matrimonio.

La revista de Pecker exhibió mensajes de texto privados para desvelar que el empresario de 55 años mantenía una relación con la conductora de televisión Lauren Sanchez (49). La ex presentadora de la cadena Fox está casada desde hace 13 años con el representante de artistas de Hollywood Patrick Whitesell, amigo de Bezos.

En consecuencia, el presidente ejecutivo del gigante del comercio electrónico contrató investigadores para conocer cómo se obtuvieron esos textos y “para determinar los motivos de las muchas acciones inusuales tomadas por el Enquirer”.

En su comunicado de este jueves, titulado “No, gracias Señor Pecker”, Bezos incluyó copias de los emails enviados por AMI. “Ayer me pasó algo inusual. En realidad, para mí no fue solo inusual: fue sin precedentes.

Me hicieron una oferta que no podía rechazar”, comenzó el texto, citando la famosa expresión de El Padrino, la novela y posterior película sobre la mafia. “O al menos eso es lo que pensó la jerarquía máxima del National Enquirer”, contraatacó.

Bezos acusa que la editorial del Enquirer, American Media Inc (liderada por Pecker), lo amenazó con publicar las fotos si no detenía la mencionada investigación sobre los motivos detrás de la filtración de los mensajes.

Agregó que la publicación exigió que él y su consultor de seguridad, Gavin de Becker, que encabeza la averiguación, dijeran públicamente que “no tenían conocimiento o bases para sugerir que la cobertura de AMI estaba motivada políticamente o influenciada por fuerzas políticas”.

La conductora de TV norteamericana Lauren Sánchez, señalada como el nuevo romance de Jeff Bezos. (AFP)

La conductora de TV norteamericana Lauren Sánchez, señalada como el nuevo romance de Jeff Bezos. (AFP)

De Becker mencionó recientemente en una entrevista con el sitio web Daily Beast que “fuertes indicios apuntan a motivaciones políticas” y que estudiaba el perfil del hermano de Lauren Sanchez, Michael, que apoya abiertamente a Trump y tiene lazos con su círculo de allegados, como posible perpetrador.

En su post, Bezos recordó que Pecker fue aliado de Trump y que AMI afronta una disputa legal que involucra al presidente de los Estados Unidos por la práctica conocida como “Catch and Kill” (atrapar y matar). Se trata de obtener información que incrimine a alguien para no publicarla tras lograr un acuerdo confidencial.

Bezo junto a McKenzie, quien fue su esposa durante 25 años. (AFP)

Bezo junto a McKenzie, quien fue su esposa durante 25 años. (AFP)

El CEO de Amazon insinuó que el origen de las publicaciones en su contra puede estar en la cobertura que hace The Washington Post, también de su propiedad, sobre la presidencia de Trump y también sobre Arabia Saudita.

Pecker fue investigado por la Justicia de EE.UU. por colaborar durante las elecciones a la Casa Blanca de 2016 con la campaña de Trump y, según Bezos, también tiene vínculos con el país árabe.

“¿Fue un chiste jugoso o un trabajo de éxito político?”, tituló el Post una nota relacionada a la filtración del National Enquirer. El medio de Bezos fue atacado en varias oportunidades por Trump, quien considera “fake news” las coberturas críticas que hacen los periodistas sobre su administración.

“No quiero, por supuesto, que se publiquen fotos personales, pero tampoco seré parte de sus bien conocidas prácticas de chantaje, favores políticos, ataques políticos y corrupción. Prefiero enfrentarlo, echar esto a rodar y ver qué surge”, redondeó Bezos.

“Si yo en mi posición no puedo plantarles cara ante este tipo de extorsión, ¿cuánta gente puede?”, avisó el hombre más rico del planeta, quien no se achica y promete ir hasta las últimas consecuencias pese a estar en el blanco. ¿Llegará la respuesta del medio de David Pecke para sumar un nuevo y dramático episodio?.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here