Una secuencia de escándalos por racismo que involucra a funcionarios demócratas pone en aprietos al gobierno de Virginia.

La crisis política se profundizó luego de que el secretario de Justicia de Virginia, Mark Herring, confirmara que en la década de los 80, cuando era estudiante universitario, usó maquillaje y una peluca a modo de burla para tener aspecto afroamericano.

Herring lamentó su comportamiento en aquellos años: “Fue una minimización de los afroamericanos y una minimización de una historia horrenda que ya conocía entonces”.

“Esa conducta revela que en mi juventud tenía una falta de conciencia, una indiferencia imperdonable y una falta de sensibilidad al dolor que mi conducta causaría a otros”. sostuvo.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, junto a la foto del anuario que lo compromete.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, junto a la foto del anuario que lo compromete.

La revelación generó otro fuerte temblor en los más altos niveles del gobierno estatal donde el gobernador y el secretario de Justicia son demócratas.

Es que Herring es el siguiente demócrata envuelto en el escándalo por racismo en Virginia. Antes que él, se dieron a conocer otras fotos que revelaron comportamientos similares del gobernador Ralph Northam y su vicegobernador Justin Fairfax.

Herring -que antes le había recomendado a Northam que renunciara y tenía intención de postularse para gobernador en 2021- ofreció sus disculpas por esta conducta “insensible” y señaló que en los próximos días dará a conocer si puede o no “continuar como servidor público”.

La foto por la que se acusa a Northam es de un anuario estudiantil de 1984 maquillado con pintura negra. La imagen muestra a alguien con la cara pintada de negra, parado junto a otra persona que lleva la capucha y túnica de la organización racista Ku Klux Klan.