Cuando se haga un balance sobre los escándalos más ruidosos del año en Hollywood, la separación de Khloé Kardashian y Tristan Thompson tendrá un lugar privilegiado.

Los padres de True rompieron su relación cuando la empresaria se enteró de que el basquetbolista de la NBA había besado a la mejor amiga de su hermana en una fiesta en que se celebraba San Valentín.

La menor de las tres Kardashians originales siguió adelante con su vida, aunque con el corazón roto.

A mediados de abril, en los festejos por el primer cumpleaños de su hija, sorprendió verlo a Tristan entre los invitados. Un mes después, Khloé dio detalles de la relación que mantiene con su ex.

“Creo que ella no va a recordar nada de ese día en el futuro, pero estoy convencida de que en algún momento recordará su infancia y yo quiero que tenga una relación muy cercana con su padre”, explicó, tratando de separar sus emociones como mujer de las que tiene como madre.

Sus frases fueron vertidas al podcast Divorce Sucks, famoso por ventilar cuestiones vinculadas a este tipo de rupturas.

“Más allá de lo que pasó entre nosotros, sé que Tristan es una gran persona, y sé también lo mucho que ama y que se preocupa por su hija, así que necesitaba que también estuviera presente”, expresó Khloé, quien agregó: “Era la solución más civilizada y así lo hicimos”.