Ser una figura pública como Kate Middleton o Meghan Markle no es cosa fácil, sobre todo cuando se trata de lucir impecable todos los días y presentarse en lugares donde todos los presentes sacan fotos o realizan videos donde se analiza constantemente el estilismo que llevan.

A pesar de la dificultad, la Duquesa de Cambridge Kate Middleton logró convertirse en un icono de estilo sin tener que estrenar ropa todo el tiempo para innovar con sus atuendos.

En los últimos días, un rumor ha ido llenando las cuentas de redes sociales que hablan sobre la realeza, y es el que asegura que este regreso de Kate a sacar ‘cosas viejas’ del placard no se debe solo a un ‘momento Marie Kondo’, sino que la esposa del príncipe William aprovecha la situación para diferenciarse de su cuñada, con quien la relación nunca pudo establecerse de un modo cordial.

Los reproches contra la futura madre se centran, sobre todo, en su particular forma de adaptarse al rígido protocolo británico, así como en la increíble cantidad de dinero que gasta en vestuario, algo por lo que le han llovido numerosas críticas.

Para tener en cuenta los desorbitantes costos de la ropa de Meghan, la semana pasada gastó un monto superior a los U$16000.

Si tenemos en cuenta este ritmo de gastos, Meghan podría superar lo que salió vestirla durante 2018, cifra que llegó a los 450.175 euros sin contar joyas ni tocados, ya que las mismas pertenecen al joyero real.

Kate logra entonces ser ‘la buena de la película’ enfrentándose en silencio a una exactriz.

La duquesa de Cambridge ha logrado presentar 27 estilismos durante el primer mes de 2019, 16 de los cuales ya han sido utilizados previamente, lo que se dice una verdadera reina dela reutilización.