William, George, Charlotte y el pequeño Louis disfrutaron de una tarde a la vera del arroyo que pensó Kate Middleton. La Duquesa de Cambridge participó en la nueva edición del Chelsea Flower Show, la mayor exposición de arte floral del mundo y trabajó con dos paisajistas.

Las fotos de la familia real británica se publicaron en las redes oficiales del Kensington Palace.

Allí también se aclaró mediante un comunicado: “Su Alteza Real es una gran defensora de los beneficios que tiene el aire libre en la salud física y mental, y el impacto positivo que la naturaleza y el entorno pueden tener en el desarrollo de los niños.

En los últimos meses, el príncipe George, la princesa Charlotte y el príncipe Louis han ayudado a la Duquesa a recoger musgo, hojas y ramas para ayudar a decorar el RHS Back to Nature Garden.

Las varas de avellano recogidas por la familia también se han utilizado para cubrir el jardín”.

Según los presentes, el más inquieto de la familia fue Louis. El niño corrió por todo el lugar acompañado de cerca por la mirada atenta de sus padres.

William y Louis también se quedaron cerca de una pequeña tipi realizada con las varas de avellano. El niño también se animó a subirse al columpio diseñado por Kate, donde toda la familia se animó a balancearse.

George y Charlotte se movieron por su cuenta, pero siempre estuvieron acompañados por los duques. Para aprovechar el lugar, los hijos mayores de la pareja se descalzaron y mojaron sus piecitos. El diseño incluye un riachuelo que se esconde entre la vegetación.