Juanetes: causa vergüenza, pero eso es lo de menos

El Hallux valgus, comúnmente conocido como juanete, es una deformidad del antepié que afecta a la articulación metatarsofalángica del primer rayo. Es causa de diferentes molestias e incomodidades con el calzado, genera dolor e, incluso, lesiones de la piel, úlceras y dificultad en la marcha, entre otros.

Habitualmente, puede estar asociado a dedos en martillo, en garra, metatarsalgias (lesión en la planta del pie), úlceras y patologías del antepié.

Con frecuencia, las mujeres de entre 30 y 40 años son las más afectadas. La paciente presenta una deformidad ósea que altera la estructura del calzado. Se queja de dolor producto de la presión y fricción ocasionada por el calzado y por la deformidad del pie, que conduce a procesos infecciosos.

Además, generalmente, está acompañado por otras alteraciones como dedos en martillo, que contribuyen a ocasionar dolor. No se trata de una patología hereditaria, sino multicausal. El grado en que ciertos factores intervienen, o no, depende mucho de cada persona.

Juanetes. Causan dolor y malestar.

Juanetes. Causan dolor y malestar.

No obstante, ciertos casos son:

  • hereditarios y genéticos (se han documentado con una clara relación padres – hijos),
  • por el calzado (zapatos en punta),
  • hormonal
  • sexo (la hiperlaxitud ligamentosa, más propia de las mujeres, favorece que, ante la presencia de fuerzas deformantes, sea más sencillo que la deformidad se produzca)
  • mecánico (la caída del arco o inestabilidad media con la pronación del medio pie, imposibilitando la propulsión).Lamentablemente, su progresión no se puede prevenir ni frenar. Existen en el mercado numerosos adminículos ortopédicos, pero su uso para el manejo sintomático no arroja buenos resultados y está demostrado que no corrigen ni enlentecen la progresión de esta deformidad.

    Ante la aparición de molestias y la no respuesta al uso de calzado ancho y plano, la alternativa es la cirugía. Sucede que una vez instaurada la deformidad, es progresiva. Es decir, solo va a aumentar con el tiempo, así como el malestar.

    Se han documentado casos en etapa adolescente-juvenil, aunque son una minoría ya que, normalmente, se manifiesta con claridad a partir de los 30-40 años y en el 65 por ciento de los adultos. Esto habla de un factor hereditario.

    Para los pacientes con artrosis en la articulación del dedo gordo del pie, la deformidad se corrige con una fusión de la articulación (artrodesis).

    Hay varios procedimientos quirúrgicos diferentes que se pueden realizar. La decisión se basa en el grado y la magnitud de la deformidad del juanete, la presencia de artrosis en la articulación del dedo gordo y del espacio entre el primero y segundo metatarsianos, denominado ángulo intermetatarsiano. En síntesis, el tipo de cirugía es una decisión del cirujano.

    Las mujeres son las más afectadas.

    Las mujeres son las más afectadas.

    La intervención no es una urgencia, se puede programar con tiempo, pero el dolor y las constantes molestias pueden afectar la vida diaria y llevar a hábitos sedentarios y una futura discapacidad. Por esta razón, es necesario consultar con un especialista que indique un tratamiento individual para cada paciente.

    La cirugía percutánea del pie, también conocida como MIS (Minimal Incision Surgery), es un método quirúrgico que permite realizar intervenciones a través de incisiones mínimas, lo cual implica menor trauma de tejidos, promueve un mejor postoperatorio (poco dolor o casi nulo, menos complicaciones de heridas, menor inflamación y una rápida recuperación). Se realiza de manera ambulatoria.

Finalizada la intervención, el paciente se retira a su domicilio con un zapato posquirúrgico con el que podrá caminar desde ese momento. Luego se le realizarán controles periódicos y, a partir del mes, utilizará un calzado normal.