Jennifer López rindió tributo en la 61 edición de los Grammy, que se celebró en el Staples Center de Los Ángeles (EE UU), a varios clásicos de la música negra del emblemático sello discográfico Motown.

Si bien algunos artistas consideraron que Jennifer no debía ser la responsable de rendirle tributo a Motown y que el mismo tenía que realizarlo un artista afro, JLo demostró que ella puede prácticamente con todo.

La cantante fue la voz del tributo a los 60 años de la disquera responsable del éxito de los grandes artistas de los años 60 y 70, como Stevie Wonder, Four Tops, The Temptations, Marvin Gaye, The Jackson Five, Martha and the Vandellas, Michael Jackson o Diana Ross interpretando temas como “Dancing in the Street”, “Please Mr. Postman”, “The Best Things in Life Are Free”, “Do You Love Me”, “Money”, “Papa Was a Rolling Stone” y “My Girl”.

Con un elegante vestido de brillantes y plumas y acompañada por una lujosa orquesta, Jennifer introdujo el tributo que concluyó con la mismísima Diana Ross, quien grabó muchos de sus discos con este sello y se presentó para cantar en directo los temas “The Best Years of My Life” y “Reach Out and Touch (Somebody’s Hand)”.