El reciente fallecimiento de la exmodelo Imane Fadil, una joven testigo en los juicios contra Silvio Berlusconi y sus fiestas sexuales “bunga-bunga”, está rodeado de misterio, ya que la mujer parece haber sido envenenada con sustancias radiactivas, afirmó el sábado la prensa italiana.

Fadil, de 33 años, fue hospitalizada el 29 de enero cerca de Milán (norte) y murió el 1 de marzo en el mismo establecimiento, indicó el fiscal de Milán Francesco Greco, al anunciar la apertura de una investigación.

Según el Corriere della Sera, el hospital donde se hallaba la mujer llevó a cabo exámenes para intentar comprender la causa del deterioro de su salud, y al no encontrar nada envió muestras a un laboratorio especializado de Pavía (norte).

El diario, que cita fuentes no identificadas, indica que los resultados llegaron el 6 de marzo -cinco días después del fallecimiento de Fadil- y revelan “la presencia de una mezcla de sustancias radiactivas que no es posible encontrar normalmente en el comercio

La modelo marroquí Imane Fadil, una de las participantes en las fiestas de Silvio Berlusconi, llega al Tribunal Penal de Milán, Italia, el 16 de abril del 2012 Foto: EFE.

La modelo marroquí Imane Fadil, una de las participantes en las fiestas de Silvio Berlusconi, llega al Tribunal Penal de Milán, Italia, el 16 de abril del 2012 Foto: EFE.

Según aseguró el abogado de Fadil, Paolo Sevesi, esta le confió el “temor de haber sido envenenada“.

Imane Fadil se dio a conocer cuando testificó en 2012 en el marco del escándalo sexual y del juicio del Rubygate sobre las fiestas “bunga-bunga” que el exjefe del gobierno italiano Silvio Berlusconi organizaba con mujeres jóvenes en su residencia de Arcore, en los alrededores de Milán.

Imane Fadil explicó que la noche de su primera visita a Arcore, Berlusconi le había entregado un sobre con 2.000 euros, mientras le decía: “No se sienta ofendida”.

En el último proceso en curso de la serie Ruby, en el que Berlusconi es acusado de soborno de testigo, y que sigue su curso, el tribunal había rechazado en enero pasado la solicitud de Imane Fadil de constituirse parte civil.

“Ella ha escrito un libro que no logró publicar y se sumió en una espiral de negros fantasmas, malos espíritus y ritos demoníacos”, escribe este sábado Il Fatto Quotidiano.

“En su última entrevista al Fatto, en abril de 2018” Imane Fadil “se declaró convencida que ‘una secta satánica integrada únicamente por mujeres’ se reunía en Arcore”, recuerda el diario.