El hecho ocurrió en Kuala Lumpur, Malasia. Una mujer tenía en su departamento a un oso como mascota y los vecinos filmaron el momento en que el animal silvestre sacaba gran parte de su cuerpo por la ventana.

La propietaria recibió varios llamados de atención por ruidos molestos que venían desde su departamento pero no lograban saber que era realmente lo que producía ese sonido.

Sin embargo, un vecino logró capturar con la cámara de un celular a la razón de estos ruidos: un oso.

La mujer fue acusada ante las autoridades por tener encerrado un oso en su propiedad y ella afirmó que encontró al animal en la calle y se lo llevó pensando que era un perro sin hogar.

El oso asomó gran parte de su cuerpo por una de las ventanas del departamento y la situación fue filmada. Este video sirvió para realizar la denuncia y la Policía se presentó en el domicilio, donde rescató al animal ya que la propietaria estaba de vacaciones.

Según medios locales, la mujer de 27 años afirmó que tenía intención de quedarse con el animal hasta que mejorara y luego lo iba a llevar al zoológico. “Sé que no se puede tener un oso en una casa como si fuera una mascota. Quería salvarlo, mi intención no era explotar al animal”, sostuvo la acusada.

Sin embargo, estas palabras no sirvieron como defensa y las autoridades están avanzando en la Justicia con la acusación por la violación de la Ley de Vida Silvestre que se aplica en el país asiático.