A un hombre la grúa le llevó el auto por mal estacionamiento, pero ese no fue su peor disgusto: a los pocos días le llegó una multa por exceso de velocidad. Lo cómico es que las cámaras registraron esta infracción mientras su vehículo era acarreado.

Ocurrió en una autopista de Barcelona, España. El vehículo, según se puede leer en el informe de la multa, venía a 91 km/h en una vía con velocidad máxima limitada a 80 km/h. La sanción fue de 100 euros (son unos $4250) sin pérdida de puntos.

Iba a 91 km/h cuando debía ir, como máximo, a 80 km/h. El detalle es que lo llevaba una grúa.

Iba a 91 km/h cuando debía ir, como máximo, a 80 km/h. El detalle es que lo llevaba una grúa.

Por supuesto, cuando el conductor observó el desglose de la infracción de la Servei Catalá del Tránsit (es la Dirección de Tránsito de Cataluña) inmediatamente pensó en reclamar. Para eso acudió a una empresa privada española llamada Pyramid Consulting que “pelea” multas.

“Es un claro ejemplo de que los radares no están bien orientados ni programados y en vez de registrar la matrícula del vehículo infractor (en este caso, el que transporta) toma la patente del vehículo transportado”, denunció una de las responsables de la firma, Vanessa López, ante el medio Auto Bild España.

López cree que “la multa se anulará con la presentación de recursos en vía administrativa”, pero avisó que “si esto no sucediera, sería factible la defensa en vía judicial“. La prueba fotográfica es bastante clara. ¿Le darán por válido el reclamo?