Un joven inglés que viajó a Estados Unidos para visitar a su novia fue esposado y enviado a una cárcel por 24 horas después de que los oficiales de migración le encontraran un antiguo mensaje de texto en su celular.

“Me estoy mudando para estar contigo”, decía el mensaje que había sido enviado un mes antes de su viaje a Chicago, ciudad en la que se encontraba su novia Camila Iglesia, a la que visitaría para celebrar el primer aniversario el pasado 24 de abril.

Si embargo, esta explicación que formaba parte de una pelea que tuvo la pareja, llevó a Isaac Roblett, de 24 años y originario de East Sussex en Inglaterra, a ser expulsado de por vida cuando solo se disponía a pasar tres meses en Estados Unidos bajo el programa ESTA, que le permite a los ciudadanos europeos permanecer en el territorio hasta por un plazo de 90 días sin tener que solicitar visa.

“Ellos revisaron mi teléfono, todos mis mensajes y encontraron ese mensaje que le había enviado a mi novia”, le dijo al diario The SunRoblett, quien también tenía planeado visitar Los Ángeles y Nueva York como parte de la celebración.

De acuerdo a Daily Mailel interrogatorio comenzó cuando los agentes le preguntaron a Roblett cómo se financiaría la estancia. Le preguntaron cuánto ganaba.

“Yo trabajo en Inglaterra, ahorré mucho dinero para ir a ver a mi novia. Haremos en un viaje por carretera y he ahorrado lo suficiente para poder sobrevivir”, contestó, pero los oficiales no quedaron satisfechos con sus respuestas.

Ese mismo día no pudo salir del aeropuerto, donde lo esperaba Camila, quien al no saber sobre su paradero o tener noticias de él durante 15 horas se “asustó” y “enojó” . En ese momento, Roblett estaba siendo interrogado en un pequeño cuarto para después ser encerrado en una celda estrecha junto a otras cuatro personas.

“Lo peor que has visto. El inodoro era, literalmente, un agujero en el suelo”, dijo.

Los oficiales de inmigración no tuvieron en cuenta todo el contexto del mensaje. Según señaló Roblett, él le estaba explicando a su novia que si iba a permanecer tres meses junto a ella no podía considerarse una visita.

“En términos de una ruptura, no sé lo que he hecho para hacerte olvidar que dentro de un mes me mudo para estar contigo”, decía el mensaje completo.

 

A pesar de que Roblett trató de explicar lo que estaba sucediendo, solo recibió burlas por parte de los agentes que opinaron de su relación y le dijeron que era un “golpe bajo”. Cuando casi estaba a punto de llorar por el mal rato, también le dijeron que lo “superara”, reportó la página web Lad Bible.

Esa noche no pudo conciliar el sueño, bañarse o comer.

“Ellos dijeron que esa evidencia era suficiente para no permitirme entrar”, agregó Roblett, quien había visitado Estados Unidos dos veces para encontrarse con su novia en Miami.

“Nos encanta viajar. Solo llevamos juntos un año, pero hemos estado en Francia, Holanda, Italia, España”, explicó.

A la mañana siguiente contactó a la embajada británica y tuvo que pagar 892 dólares por un vuelo de regreso a Heathrow. El viaje lo hizo esposado y desde que llegó a su país ha tenido estrés postraumático, pero no pierde las esperanzas de volver a ver a Camila.

“Es horrible, el amor de mi vida está en otro país y ni siquiera puedo verla”, dijo.

La pareja se había conocido en Londres mientras Camila estudiaba en el Rose College of Theatre and Performance. Rápidamente se enamoraron y comenzaron una relación. Actualmente comparten un blog de cocina y creen que su amor perdurará a pesar de las trabas.