Gingivitis y sensibilidad dental: causas y tratamiento de las enfermedades dentales más usuales

Una visita al odontólogo cada seis meses podrá, además de detectar a tiempo caries y realizar el tratamiento que corresponda, prevenir otras enfermedades dentales como gingivitis y sensibilidad dental.

La gingivitis consiste en la inflamación del tejido gingival (encías), que rodean al diente y que es causada a menudo por la acumulación de placa bacteriana en la unión entre encía y diente, cuando no se realiza una correcta técnica de higiene.

Dicha placa bacteriana produce ácidos que atacan el esmalte dental y pueden dañar las encías. Otras causas de gingivitis incluyen cambios hormonales, fumar, ciertos medicamentos y malos hábitos de cepillado.

Y destacar que si no se trata a tiempo, puede evolucionar y convertirse en una enfermedad crónica llamada periodontitis, una de las principales causas de la pérdida de dientes en los adultos.

Los síntomas más frecuentes que deben tenerse en cuenta: Encías inflamadas, rojas, sangrantes, mal aliento.

La gingivitis se puede prevenir con una higiene bucal completa, esto es realizando la correcta técnica de cepillado de dientes después de cada comida, mínimo dos veces al día; por la mañana después de desayunar y por la noche antes de ir a dormir. Además, es ideal complementar con hilo dental y enjuague bucal.

Sobre la sensibilidad dental

Algunos factores que pueden contribuir a la sensibilidad dental son cepillarse los dientes con demasiada fuerza o usar un cepillo con cerdas duras (Shutterstock)

Algunos factores que pueden contribuir a la sensibilidad dental son cepillarse los dientes con demasiada fuerza o usar un cepillo con cerdas duras (Shutterstock)

La sensibilidad dental es un problema común que puede desarrollarse cuando la dentina, un tejido poroso del diente, queda expuesta.

La dentina tiene canales microscópicos, llamados túbulos, que conducen al nervio y cuando los túbulos de la dentina quedan expuestos, debido al tejido gingival retraído o a la pérdida del esmalte, los nervios se activan con más facilidad por determinados estímulos, y así se genera la sensibilidad dental.

Algunos de los factores que pueden contribuir a la sensibilidad dental son cepillarse los dientes con demasiada fuerza o usar un cepillo con cerdas duras, rechinamiento dental.

Además, después de limpiezas dentales o tratamientos de blanqueamiento puede aparecer lo que se denomina sensibilidad temporal, que por lo general desaparece al poco tiempo de finalizar el procedimiento.

La sensibilidad dental se puede prevenir utilizando cepillos de cerdas suaves y una pasta que tenga los correctos componentes para combatirla.

Es importante que consultar a tiempo, para poder prevenir y que estas enfermedades no pasen a mayores.