El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) reivindicó este martes la serie de atentados coordinados que dejó más de 300 muertos el domingo en Sri Lanka.

“Los autores de los ataques contra los ciudadanos de los países de la Coalición (anti-ISIS) y los cristianos en Sri Lanka de anteayer son combatientes del ISIS“, aseguró el grupo yihadista a través de su agencia de propaganda Amaq.

El mensaje del grupo terrorista confirmó las sospechas del gobierno de la nación insular.

Horas antes, el secretario de Estado de Defensa de Sri Lanka, Ruwan Wijewardene, había asegurado que el atentado fue una “represalia” de un grupo terrorista islamista por los ataques que acabaron con la vida de 50 personas en dos mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, el 15 de marzo.

Funeral de una de las víctimas de los atentados en Sri Lanka. (Foto: Reuters)

Funeral de una de las víctimas de los atentados en Sri Lanka. (Foto: Reuters)

“Creemos que fueron llevados a cabo por un grupo extremista como represalia por la masacre en mezquitas de Nueva Zelanda”, afirmó. El ISIS se atribuyó más tarde la autoría de los ataques.

De hecho, las primeras informaciones tras los atentados arrojaban que dos hermanos esrilanqueses musulmanes figuraban entre los kamikazes. Los dos jóvenes tuvieron un papel clave en la jornada que dejó más de 300 muertos.

Mensajes de solidaridad de estudiantes paquistaníes. (Foto: AFP)

Mensajes de solidaridad de estudiantes paquistaníes. (Foto: AFP)

Los dos hermanos, de unos 20 años de edad, operaban una “célula terrorista” familiar y se inmolaron en la Cinnamon Grand Hotel y el Shangri-La de Colombo, respectivamente.

Personal del staff del Hotel afuera de la edificación tras el atentado. (Foto: EFE)

Personal del staff del Hotel afuera de la edificación tras el atentado. (Foto: EFE)

Entre las 40 personas arrestadas por presuntos vínculos con los ataques del Domingo de Pascua estaban el conductor de una camioneta supuestamente empleada por los suicidas y el propietario de una vivienda donde vivían muchos de ellos, apuntaron las autoridades.

Los seis ataques casi simultáneos contra tres iglesias y tres hoteles de lujo, y tres explosiones relacionadas ocurridas más tarde el domingo, fueron los ataques más letales en más de una década en el país. La cifra oficial de fallecidos se elevó a 321 personas, con 500 heridos.