Este es el método científico para comer una hamburguesa sin hacer desastres

¿Quién no ha sufrido en algún momento al comer una hamburguesa cuando se desarma en las manos?

Te manchas, se te cae un pedazo al piso o terminas con toda la comida desperdigada por el plato. Se trata de uno de los manjares preferidos de muchas personas pero complicado para saborearlo.

Por fortuna, tres investigadores japoneses especialistas en mecánica de fluidos, ingeniería y deontología respectivamente decidieron dar una mano en este asunto y descubrieron la mejor forma de sujetar una hamburguesa.

Por cuatro meses estudiaron imágenes en 3D de hamburguesas con el fin de descubrir dónde se encuentran los puntos débiles y los potenciales escapes de fluidos. Con esta información, desarrollaron el modelo más efectivo para sujetar una sin que se caiga ningún pedazo ni se ensucie la ropa.

La mejor forma es ubicando los pulgares y los meñiques en la parte de abajo, mientras con los otros tres dedos sostienes la parte de arriba.

Si la hamburguesa se sujeta uniformemente, entonces su contenido no se derrama. No obstante, no hay que apretar demasiado porque entonces podrían aplastarse los contenidos y desmontarse la comida.

De los tres especialistas, el experto dental recomendó que antes de empezar a comer se calienten los músculos de la boca abriéndola y cerrándola unas cuantas veces. De ese modo, es más fácil comer aquellas hamburguesas de un tamaño más grande.

Con esta técnica lo único que queda es disfrutar de una buena hamburguesa.