Entrena con pesas si quieres envejecer con fortaleza

Author

Categories

Share

Una de las principales razones por las que comenzamos a entrenar con pesas en el gimnasio es para “ponernos fuertes”.

De hecho, trabajar la resistencia muscular es la manera más eficaz de mantener los músculos tonificados. No sólo nos ayuda a aumentar la circulación sanguínea, sino que desata un proceso corporal que mantiene activo nuestro metabolismo durante más tiempo.

Durante mucho tiempo se consideró que las pesas no era un ejercicio positivo para personas adultas, y se mantenía la creencia de que era una actividad limitada a los veinteañeros.

«Ahora se sabe que es la mejor manera de luchar contra el envejecimiento de los músculos», explica Angel Santana, instructor de musculación y personal trainer. «No se recomienda en niños, es verdad, pero la buena noticia es que no es malo ni para mujeres ni para personas mayores», señala.

Las pesas promueven la independencia: al entrenar la fuerza, disminuye el riesgo de perderla.

Eso hace que la persona pueda llevar una vida independiente», y agrega que también mejora el sistema inmunitario además de reforzar la autoestima. Incluso, afirma que ante la enfermedad, es un pilar fundamental en el tratamiento.

Algunos ejercicios recomendados:

Aperturas con mancuerna

– Acostados boca arriba en un banco plano, tomamos dos mancuernas, una con cada mano

– Estiramos los brazos a los costados del torso y luego los llevamos por encima de la cabeza para que las pesas se junten en el medio. No está permitido flexionar los codos

– Mantiene unos segundos y regresa a la posición inicial

– Realizar 3 series de 12 repeticiones.

Sentadillas con mancuernas

– Ponte de pie y separa levemente las rodillas

– Apunta los pies hacia afuera y agarra las mancuernas, una con cada mano

– Manteniendo la espalda recta, bajá la cadera. Los glúteos deben quedar a la altura de las rodillas

– Repite 12 veces y haz 3 series

Comparado con otro tipo de actividad física, como caminar o correr, levantar pesas ofrece más beneficios para los huesos al reducir el riesgo de osteoporosis así como más energía para llevar a cabo actividades de la vida diaria.

“Lo primero es seguir un programa de entrenamiento adaptado a las necesidades y características individuales de cada uno, además de un plan nutricional personalizado, porque que de esa base va a depender la mayor parte de los resultados que podamos lograr”, cierra el entrenador Santana.

Author

Share