Los políticos chinos se sumaron a la polémica del impacto de las pantallas en la visión. La provincia de Zhejiang elaboró una regulación para disminuir su uso en la escuela, debido a que observaron altas tasas de miopía entre los chicos que asisten al secundario y a la universidad.

La legislación prohibirá a las instituciones educativas enviar las tareas mediante aplicaciones, al tiempo que buscará limitar el uso de dispositivos móviles a un 30% del tiempo total de enseñanza. Asimismo, incentivará la vuelta al papel y al lápiz para completar las actividades a mano.

Actualmente, los docentes utilizan apps como WeChat o QQ para enviar imágenes con las tareas para casa. Por este motivo, los chicos las completan mirando una pantalla. La nueva regulación –que se hace eco de algunas sugerencias realizadas por las autoridades educativas a nivel nacional– terminaría con estas prácticas.

Si bien China tiene una tasa total de miopía del 31%, entre los estudiantes de escuelas secundarias ese número es del 77% y, en universitarios, del 80%. Las cifras evidencian el problema al que se enfrenta el país y es por eso que varias provincias trabajan en estrategias similares a la de Zhejiang.

Resultado de imagen para miopia

¿Y qué sucede con los alumnos de primaria? La regulación también estipula que los más chicos no pueden llevar dispositivos electrónicos a las aulas sin permiso; restringe la cantidad de tarea que se les puede asignar y aumenta el tiempo de recreo, deportes y actividades extracurriculares.

También indica que en primer y segundo grado no deberían enviarse tareas escritas. Por supuesto que estas medidas no implican el abandono total de la tecnología pero la restringen a un rol complementario.

La miopía es un trastorno común de la visión donde los objetos cercanos se ven con claridad y los lejanos, borrosos. De acuerdo a la Clínica Mayo, puede producirse, entre otras cosas, por leer y escribir mucho, así como también por realizar trabajos en la computadora.

Un estudio de la Universidad de Toledo (Estados Unidos) ya había vinculado la luz azul de las pantallas con la pérdida de visión.