Cuando dejó a las Spice Girls y decidió encarar su propio camino como empresaria y diseñadora, Victoria Beckham nunca imaginó que en cuestión de años se iba a convertir en una de las mujeres más reconocidas en el mundo de la moda.

Su éxito logró eclipsar, incluso, a la trayectoria de su marido, el exfutbolista David Beckham.

Hoy, Victoria es sinónimo de elegancia, pero también de bienestar y salud. Siempre se encuentra a la vanguardia si se trata de consejos para cuidar la piel o dietas para mantener el peso. Y su último descubrimiento es de lo más insólito que se le haya visto mostrar.

Resulta que Vic decidió tomarse unos días de descanso, subió a un avión y se fue a Munich, invitada por una famosa y exclusivísima clínica spa llamada Lanserhof.

En sus historias de Instagram fue relatando cada una de las cosas que fueron realizando sobre su cuerpo. Y subió una foto en la que se ve, además de lo bella que luce, lo bien que la pasó.

Pero el detalle que no pasó desapercibido para sus seguidores fue el nuevo producto que conoció Victoria en su visita por Alemania. “Me dieron esta botella de agua, que es especial.

La recogen aquí, en Munich, pero solo cuando hay luna llena”, contó la morocha. “Según me cuentan es un agua muy saludable, un agua increíble que además es buenísima para nuestra piel. ¿Dónde la conseguiré cuando vuelva a casa?”, se preguntó.

Mientras en la vida real la gente se preocupa por tomar agua mineral, de filtro, bidón o directamente de la canilla, Victoria ha quedado fascinada con estas botellitas de agua que sólo pueden recolectarse una vez al mes. Por algo se la considera una de las mujeres más sofisticadas del planeta.