El Omega 3 es imprescindible para nuestro cerebro

Los ácidos grasos omega 3 tienen funciones importantes para el cerebro, ya que forman sus membranas celulares.

Uno de estos omega 3, conocido por la sigla DHA (docosahexaenoico) se almacena en la corteza cerebral y en la retina, por eso tiene un rol relevante en la actividad cerebral y la comunicación de las neuronas.

En consecuencia, se relaciona con una mayor capacidad de aprendizaje y de memoria.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), enumeró los beneficios de un consumo habitual de ácidos grasos polinsaturados como el DHA:

1. Armoniza la presión arterial y los latidos cardíacos.

2. Mejora en el nivel de triglicéridos.

3. Preserva el interior de los vasos sanguíneos .

4. Influye en el buen desarrollo del cerebro y la retina del bebé en gestación.

5. Reduce el riesgo de Alzheimer.

6. Mejora la concentración.

Cuando hablamos de la fuente de obtención, siempre mencionamos la de los peces, el aceite de pescado procesado.

Lo que se sabe ahora es que la verdadera fuente sustentable van a ser las microalgas. Se trata de una fuente más segura que evitaría la contaminación a la que podría exponernos el consumo de pescados con rastros de mercurio, por ejemplo.