Nadie sabe quién es, ni conocen el por qué de su actitud ni tampoco de donde saca el dinero. Pero desde hace una semana los vecinos del pequeño pueblo español de Villarramiel están sorprendidos por los “regalitos” que tienen. Unos 15 habitantes recibieron sobres con 50, 70 y hasta 100 euros de manera anónima.

El modus operandi del “Robin Hood” español, como lo empezaron a llamar, es el mismo: deja en los buzones de los departamentos o por debajo de las puertas de las casas los sobres con la plata.

Su identidad no se conoce. “Queremos saber quién es para darle las gracias. Que alguien reparta dinero de manera altruista es algo positivo. Estamos todos perplejos y expectantes.”, comentó al canal RTVE Nuria Simón, la alcaldesa del lugar.

Villarramiel es un pueblo con 800 habitantes, ubicado en la provincia castellana de Palencia. En su mayoría viven matrimonios ancianos y pocos jóvenes. Como desconfiaban en un comienzo, algunos vecinos fueron a la Guardia Civil y al banco para verificar si los billetes eran auténticos.

Algunos recibieron billetes en un sobre marrón. Otros, además del dinero, tenían mensajes con los nombres y las direcciones. Como le pasó a una de las señoras que junto a los 50 euros encontró otra cosa.

“Decía ‘para la reina de la casa’ y tenía dibujado un corazón. Capaz sea alguien que me quiere mucho, pero que dé la cara. La plata se la voy a dar a mi nieta y mis hijos para que se coman unas aceitunas”, cerró.