El fundador y director general de Amazon y dueño de la mayor fortuna del mundo, Jeff Bezos, finalizó su divorcio de su esposa MacKenzie Bezos, quien recibirá una participación en el gigante de ventas en línea por un valor que supera los 35.000 millones de dólares.

Así lo confirmaron ambos en sus redes sociales. Según precisó MacKenzie, dejará a su ex marido todas sus acciones del diario The Washington Post y las de la firma de exploración espacial Blue Origin.

En cuanto a Amazon, la pareja tenía el 16% de todo el paquete accionario, equivalente a unos 140.000 millones de dólares. Después del acuerdo de separación, que se concretaría en unos 90 días, Jeff Bezos mantendrá el 12% mientras que su ex esposa se quedará con el 4%, valorado en unos 35.000 millones de dólares.

“Agradecida de haber terminado el proceso de disolver mi matrimonio con Jeff con el apoyo mutuo y de todos los que nos ayudaron con amabilidad, y esperamos con interés la próxima fase como padres y amigos”, escribió MacKenzie en su cuenta de Twitter.

Casi en simultaneo, el CEO de Amazon publicó un comunicado similar en su Twitter. “Estoy muy agradecido con todos mis amigos y familiares por ayudarme con ánimo y amor. Significa más de lo que creen. Estoy agradecido por su apoyo y por su amabilidad en este proceso y estoy ansioso por nuestra nueva relación como amigos y padres”, dijo.

También elogió a su ahora ex ex esposa, a la que calificó como “ingeniosa, brillante, amorosa y una compañera extraordinaria”.

Después de 25 años de casados y cuatro hijos en común, Jeff Bezos y MacKenzie anunciaron su divorcio en enero pasado.

“Luego de un largo período de exploración de amor e intentos de separación, hemos decidido divorciarnos y continuar nuestras vidas como amigos”, señaló un comunicado firmado por ambos y publicado en la cuenta de Twitter del empresario.

Según la prensa estadounidense, el millonario habría mantenido un romance extra-matrimonial con una conductora de televisión llamada Lauren Sánchez.

Bezos, de 54 años y McKenzie, de 48, se conocieron y se casaron cuando ambos trabajaban en D.E. Shaw, un fondo de inversión neoyorquino, a comienzos de los 90. Poco después renunciaron y se mudaron a Seattle, donde Bezos fundó Amazon.

McKenzie es autora de múltiples novelas, entre ellas “Traps” y “The Testing of Luther Albright”. En una reciente entrevista con Vogue, ella había dicho que las diferentes personalidades de ambos se complementaban.

“A él le gusta conocer gente. Es un hombre muy social. Los cócteles a mí me ponen nerviosa. La brevedad de las conversaciones, la cantidad… no es mi lugar preferido”.