El jurado del caso contra Joaquín “El Chapo” Guzmán se demora en definir la posible condena para uno de los principales capos mafia del mundo.

Este jueves terminó el cuarto día de deliberaciones sin un veredicto, pidió revisar el testimonio del narco colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía “Chupeta” sobre envíos de droga que le hizo al cartel de Sinaloa.

“Chupeta” tiene el rostro desfigurado por cirugías plásticas que se realizó para evadir a las autoridades. El jurado pidió revisar los datos que dio sobre los diez envíos de cocaína que hizo al cartel de Sinaloa entre 2003 y 2005.

Las ocho mujeres y cuatro hombres del jurado enviaron una nota al juez Brian Cogan, a las 15.30, pidiendo ese testimonio. También quieren revisar lo que dijo Ramírez Abadía durante la réplica de la Fiscalía al interrogatorio de la defensa.

Como no puede haber fotos del juicio, un dibujante sintetizó parte de lo que se vivió en otro día del proceso contra Guzmán.

Como no puede haber fotos del juicio, un dibujante sintetizó parte de lo que se vivió en otro día del proceso contra Guzmán.

De acuerdo a lo que respondió el juez, los documentos recién estarán disponibles el próximo lunes, porque este viernes no habrá deliberaciones.

Ramírez Abadía está preso hace diez años en Estados Unidos tras haber sido arrestado en 2007 en Brasil. El Chapo lo apodó “El Rápido” por la forma en que traficaba su droga a inicios de su relación comercial: fue el principal proveedor de cocaína del cartel de Sinaloa.

El colombiano registró en un libro de contabilidad todos los cargamentos que llevó desde Colombia a la costa de Sinaloa, con destino final a los Estados Unidos, algunos de los cuales fueron confiscados.

También registró los 150 asesinatos que ordenó y ejecutó porque representaban un peligro para él o para su organización, uno de ellos en Nueva York y otro en Nueva Jersey.

El jurado, que comenzó a deliberar el pasado lunes tras tres meses de juicio, solicitó ver siete testimonios, seis de ellos de arrepentidos colaboradores del Gobierno y uno de un agente federal.

El Chapo fue extraditado a Nueva York en enero de 2017 para hacer frente a cargos por narcotráfico como jefe del cartel de Sinaloa, el mayor exportador de drogas a los Estados Unidos, según la DEA.