Si se hace una encuesta entre los seguidores de Keeping up with the Kardashians en la que se pregunte cuál es la “hermanita” con el perfil más bajo del reality, no hay dudas sobre quién robaría en los cómputos.

Kendall Jenner es, por lejos, la Kardashian que más incómoda se siente de compartir pantalla con su familia.

En una entrevista para The Telegraph, la modelo explicó las razones por las que actúa de esa manera. Lejos de tener que ver con una cuestión de superioridad o soberbia frente a su gente, el sentimiento que invade a Kendal está relacionado con otra cosa, totalmente opuesta.

“Mis hermanas tienen muchas más curvas que yo. Ellas tienen pechos y yo no. Y crecer siendo una niña así solo me llevaba a pensar que nunca sería tan sexy como ellas”, declaró la morocha, de 23 años. Y agregó: “Sentí que no encajaba para nada en su mundo durante la mayor parte de mi vida”.

View this post on Instagram

last night at @vanityfair

A post shared by Kendall (@kendalljenner) on

Ser la más distinta de las Kardashian terminó siendo una situación que Kendall supo aprovechar. “Ahora mismo tampoco soy muy parecida a ellas y me encanta que la gente lo perciba así”, explicó. ¿La tenían?