Padecer un desengaño amoroso puede provocar fuertes heridas en la sensibilidad de quien la sufra. Un amor no correspondido o, peor aún, una traición en la pareja, puede provocar serios problemas en el ánimo y en la salud de las personas.

El encuentro con amigos suelen ser una forma de mitigar este tipo de dolor, sin embargo, los científicos parecen haber encontrado un ingenioso método alternativo, y está basado en el famoso “placebo”, tan usado en los laboratorios y ensayos clínicos.

El efecto placebo se refiere a un cambio en los síntomas que surge como resultado de la creencia en los efectos del tratamiento. Investigadores de la Universidad de Colorado explican que, si bien el efecto placebo se probó en el tratamiento de varias formas de dolor físico, a menudo no se aplica a sentimientos emocionales dolorosos.

Según las cifras que manejan los expertos de esa casa de estudios norteamericana, “las personas que experimentan un rechazo romántico son 20 veces más propensas a desarrollar depresión que la población general”.

Y agregan: “La angustia puede ser peligrosa para su salud”.

Resultado de imagen para angustia

Cómo fue la experimentación

Para documentar la eficacia del tratamiento con placebo, los investigadores estudiaron el efecto placebo sobre el dolor del rechazo romántico frente al dolor de ser quemado por algo caliente. Los científicos reunieron a 40 personas que habían sufrido una ruptura en los seis meses anteriores.

Luego, se les mostró fotos de sus ex parejas y se les pidió que se enfocaran en volver a experimentar las emociones asociadas con esa persona. Debieron calificar qué tan mal se sentían en una escala de uno a cinco. En una prueba posterior, sus brazos también fueron expuestos a diversos grados de calor, que también tuvieron que evaluar en una escala de uno a cinco.

Después del primer análisis, los investigadores introdujeron un placebo en forma de aerosol nasal. Los científicos dijeron a la mitad de los participantes que el aerosol era un “analgésico potente que también es eficaz para reducir el dolor emocional”, y le dijeron a la otra mitad que solo era algo para ayudar a mejorar las imágenes de escáner cerebral con resonancia magnética.

Imagen relacionada

Los investigadores midieron las respuestas en diferentes áreas del cerebro y encontraron que el grupo de placebo mostró una reducción en el dolor físico y social. El grupo control no exhibió un cambio. “Esto tiene implicaciones prometedoras para las personas que están atrapadas en el infierno de la angustia”, opinaron desde Colorado.

Tor Wager, uno de los autores principales, anunció los beneficios y el poder de la percepción sobre el estado emocional. “Solo el hecho de que estés haciendo algo por vos mismo y participes en algo que te da esperanza puede tener un impacto positivo”, dijo Wager.

Para los autores del trabajo, el estudio tiene “implicaciones prometedoras” para otras personas atrapadas en un estado tan angustioso como lo es una ruptura amorosa: “aunque puede que no haya una cura mágica para el dolor de una ruptura, simplemente tener expectativas positivas podría ayudarlo a superar su corazón roto”, concluyeron.