El “romance” de Máxima Zorreguieta con el pueblo holandés crece año a año y desde que se convirtió en reina consorte de los Países Bajos en abril de 2013 su vínculo con los habitantes de esta nación se afianzó aún más.

Esta vez, la mujer del rey Guillermo Alejandro encandiló con su brillo a toda la prensa y los críticos de moda que se presentaron dentro de una reunión de protocolo en Palacio Real de Ámsterdam, donde lució un impresionante vestido.

En una reunión de protocolo, lució un vestido blanco impecable que revolucionó a los críticos de moda. Máxima renueva su amor con el pueblo holandés en cada uno de sus detalles.

Los especialistas de alta costura definieron el atuendo blanco de Máxima como un vestido de inspiración nupcial blanco, es decir un “vestido de novia”.

Máxima

La vestimenta de la reina es una creación de la diseñadora Stella McCartney, de corte recto y escote asimétrico, que acompaño con joyas de la Corona holandesa y la “Tiara de la reina Ana”, una creación del siglo XVII que ya fue utilizada por la argentina en aniversarios de relevancia.

Máxima como su marido tienen un 85% de aprobación dentro del pueblo holandés, que en una reciente encuesta calificaron al matrimonio como una dupla “abierta, cercana y natural” como denominadores comunes para definirlos.

Esta fue la primera vez que la reina consorte de los Países Bajos se inclina por un diseño de Stella McCartney, hija del ex Beatle Paul McCartney, que ya tiene experiencia vistiendo a la realza: anteriormente diseño para la reina Letizia y a Charlene de Mónaco.

Uno de los mayores acercamientos de Máxima con el pueblo de holanda fue durante su visita a la fábrica de cerveza Bavaria, en la localidad de Lieshout, a 116 kilómetros de Ámsterda, donde se mostró cercana a la gente de aquel país y se atrevió a beber cerveza en público.