El estrés puede reducir las probabilidades de éxito de los tratamientos de reproducción asistida

El camino hacia la concreción del deseo de ser padres mediante la ayuda de la ciencia es complejo: la culpa, la frustración, el miedo y la ansiedad son las emociones protagonistas.

Para esto es necesaria una escucha distinta a la médica, y también acompañamiento que vaya más allá de los familiares y personas cercanas, que conocen la historia de la persona que está pasando por la situación.

Lo más recomendable, es recurrir a algún tipo de terapia, ya sea psicoanálisis u otras terapias alternativas.

Frente a un tratamiento, el deseo de maternidad/paternidad se vive de forma totalmente distinta a lo imaginado, porque incluye esfuerzos, poniéndole mucho empeño, aplicando todos los recursos disponibles, y aun así, no se garantiza que ocurra el embarazo. Es en este momento que aparecen los primeros desajustes emocionales.

Actualmente, según un estudio de IVI, entre el 25 y 65 por ciento de los pacientes que realizan un tratamiento de Reproducción Asistida van a presentar en algún momento síntomas de ansiedad, depresión, culpa o aislamiento social, entre otros.

Se trata de una respuesta humana que, aunque no se puede controlar, es posible regular para poder afrontar todas las etapas del tratamiento de forma que afecten lo menos posible.

Existen distintas técnicas que ayudan a sobrellevar mejor el estrés y la ansiedad que los tratamientos generan, algunas de las recomendadas por la psicóloga, son las siguientes:

– Registro diario de pensamientos: Las emociones no depende tanto de la situación, sino de la interpretación que realizamos.

Al llevar un registro de cómo nos sentimos, podemos identificar emociones, detectar, evaluar y modificar pensamientos automáticos, esto te permitirá entender el nexo entre pensamiento, emoción y comportamiento. Al corregir tus pensamientos, traerás cambios en tus reacciones emocionales y tu conducta.

– Mindfulness: Conocido como una táctica de atención plena, nos permite aprender a prestar atención, estando presentes y practicar la aceptación de las situaciones. A través de técnicas de respiración se busca no juzgar los pensamientos, emociones, impulsos o percepciones.

Porque en este trabajo de plena conciencia absoluta, todo lo que penetra dentro de tu campo, es bienvenido. Soltamos las expectativas y observamos el cambio que se produce.

– Programa de Mind Body: Es un programa de afrontamiento para el estrés que toma como foco el cuerpo y la mente.

Permite recuperar el control de tu vida, a través del aprendizaje de hábitos de estilo de vida que pueden mejorar tu fertilidad, y contribuir a tu felicidad y buena salud por el resto de su vida.

Un especialista en terapia cognitiva conductual te guiará en un nuevo estilo de vida que incluye ejercicios de relajación, crear actividades de recreación, ejercicios de visualización y el aprendizaje de tener conciencia en sí mismos.