El caso de Jussie Smollett, famoso por su papel de Jamal Lyons en la serie Empire, sigue siendo tema de debate en los Estados Unidos.

Ahora fue el actor quien tuvo que acercarse nuevamente a los tribunales de Chicago, pero esta vez para dejar su testimonio ante las acusaciones que le hizo la Justicia.

Lejos de aceptar los cargos en su contra, Smollett se declaró “no culpable” por lo que la investigación seguirá su curso, y lo haría enfrentar una condena mucho más dura.

En enero, el actor denunció haber sido víctima de un ataque racista por parte de dos personas encapuchadas, que lo agredieron física y verbalmente, y a quienes señaló como partidarios de las políticas de Donald Trump.

Luego de un mes de investigaciones, la policía determinó que todo había sido orquestado por el actor, por publicidad, y para mejorar su contrato en Empire, en la cual, debido al escándalo, decidieron echarlo.

Smollett, de 36 años, enfrenta cargos por 16 delitos, estuvo detenido y salió en libertad bajo fianza. Según se estima, podría recibir una condena de tres años en prisión. A pesar de no hablar con la prensa, Smollett mantuvo siempre su inocencia.

Esta semana, su abogada, Tina Glandian, aseguró que hay “mucha desinformación” sobre el caso.

“Ha habido una gran cantidad de información errónea en este caso, que se ha presentado como un hecho y una evidencia contra Smollett, lo que es manifiestamente falso”, dijo Glandian. Se trata de una polémica en la que participó el mismísimo Donald Trump, a través de Twitter.

A mediados de abril está pautada una nueva audiencia con el actor ante los tribunales. Engaños, racismo, ambición, dinero, presiones políticas, intrigas, todo lo que rodea este curioso caso merece tener su propia ficción. ¿Podrá protagonizarla Smollett?