El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó suspender “inmediatamente” los vuelos de los aviones Boeing 737 MAX 8 y 9, tras el accidente del vuelo de Ethiopian Airlines en el que murieron 157 personas.

“Todos esos aviones serán inmovilizados de manera efectiva inmediatamente”, dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca.

El mandatario subrayó que tanto la Administración Federal de Aviación (FAA) como Boeing “están de acuerdo con la medida“, al tiempo que resaltó que las aeronaves de este modelo que estén en vuelo llegarán a su destino y quedarán entonces en tierra hasta nueva orden.

“Los pilotos fueron notificados, las aerolíneas fueron sido todas notificadas. Las aerolíneas están de acuerdo. La seguridad de las personas estadounidenses y de todas las personas son nuestra principal preocupación”, añadió.

Trump manifestó que Boeing “es una compañía increíble” y agregó que la empresa está trabajando “muy, muy duro” para encontrar una solución. “Esperemos que tengan rápido una respuesta”, indicó.

De esta forma, Trump cedió ante la presión ya que Estados Unidos se mantuvo como uno de los pocos países que manifestaron abiertamente su confianza a la empresa Boeing y permitía operar al modelo de aviones cuestionado.

En un primer momento, incluso el presidente de EEUU se permitió bromear sobre la compleja situación aeronáutica que desencadenó la tragedia de Etiopía: “No se ustedes, pero yo no quiero a Albert Einstein de piloto. ¡Quiero excelentes profesionales de vuelo que puedan tomar el control de un avión de forma fácil y rápida!”, remató.

El anuncio del mandatario llega horas después de las suspensiones tomadas por Canadá, Ucrania, Georgia, Irak y Líbano. El martes, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) señaló que suspendía “todas las operaciones de vuelo” de todos los aviones Boeing modelo 737-8 MAX y 737-9 MAX en Europa, como medida de “precaución”.