Diez claves para cuidar el corazón femenino

1. Controlar tu presión arterial: la presión arterial (hipertensión arterial) es un importante factor de riesgo para las enfermedades del corazón.

2. Mantiene en sus niveles normales el colesterol y triglicéridos. Para esto tienes que pedirle a tu médico que te ordene análisis de sangre.  Los niveles altos de colesterol pueden obstruir sus arterias y aumentar su riesgo de enfermedad cardiovascular.

3. Mantenga un peso saludable. Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo cardiovascular, no hagas dietas drásticas, sino una alimentación equilibrada y actividad física leve o moderada.

4. Cuida tu alimentación. Limita las grasas saturadas, los alimentos ricos en sodio y azúcares agregados.

5. Haz alguna actividad física que te guste en forma regular.  El ejercicio tiene muchos beneficios puede ayudarte a mantener un peso saludable y bajar el colesterol y la presión arterial.

6. No fumes. El tabaquismo aumenta el riesgo cardiovascular mucho más en la mujer con respecto al hombre y sobre todo en aquellas que toman anticonceptivos orales.

7. Previene y controla la diabetes. Las mujeres diabéticas tienen más riesgo todavía de sufrir un ataque al corazón.

8. Identifica las situaciones de estrés y trata de evitarlas. Si dar un paseo por un parque, respirar profundamente o hacer yoga te calma, hazlo. Si necesitas pedir ayuda a un psicólogo no lo dudes.

9. Duerme el tiempo suficiente para descansar. Lo ideal es entre 6 a 8 horas.

10. Aprende a manejar tus conflictos. Las crisis y los imprevistos son inevitables. Mantené una actitud positiva ante vida y disfrútela.

Por qué es importante cuidar el corazón

Las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte en la mujer en todo el mundo y pese a esta realidad el riesgo continúa siendo subestimado porque muchos profesionales de la salud y la población en general, todavía creen que siguen siendo los hombres los que tienen mayores probabilidades de padecer una enfermedad cardíaca.

Pero esta tendencia que era cierta varias décadas atrás, cambió en la actualidad. Después de la menopausia la prevalencia de enfermedad cardiovascular comienza a aumentar en las mujeres y los síntomas pueden presentarse diferentes a los del varón.