Privacidad, lo que muchas parejas buscan dentro de un hotel alojamiento. Sin embargo, esta condición estaba vulnerada por una banda que instalaba cámaras ocultas y transmitía sexo en vivo.

El delito se produjo en Corea del Sur y se detectaron más de 1.600 personas afectadas por esta modalidad que era viralizada en una página web con más de 4.000 subscriptores.

La banda fue detenida y cuatro hombres, dos de los cuales están en prisión preventiva, están acusados de la instalación de cámaras en regiones del sur y del centro del país asiático.

El método comenzó cuando los dos acusados que actualmente están detenidos comenzaron a alojarse en estos hoteles por la tarifa más baja. Durante ese tiempo instalaron las cámaras.

Para que estos dispositivos no fueran visibles, los criminales los instalaron en receptores de TV, enchufes, o los soportes de secadores de pelo con la condición de que todos estos apuntaran a las camas.

Los otros dos detenidos se encargaron de desarrollar el sitio web que reunió los 4.000 abonados que podían disfrutar del streaming. Incluso, aquellos que pagaban un adicional de 45 dólares podían acceder a material exclusivo.

La web surcoreana funcionó desde principio de marzo, pero duró muy poco tiempo online ya que un empleado del hotel encontró una cámara y denunció lo ocurrido a la unidad de ciberdelincuencia de la policía surcoreana.

En total hay once hoteles alojamiento que fueron vulnerados mediante la modalidad de cámaras ocultas en Corea del Sur. Los agentes que siguen la investigación le recomendaron a quienes pernocten en este tipo de edificios que lo hagan con luces apagadas y usen la linterna del celular para explorar la habitación.