Los negociadores del Congreso de Estados Unidos anunciaron un acuerdo este lunes por la noche para evitar otro cierre parcial del gobierno y financiar la construcción de nuevas barreras en la frontera con México, superando un estancamiento sobre inmigración que amenazaba con arruinar las conversaciones.

Los republicanos se mostraron desesperados por evitar otro cierre gubernamental que afectara su imagen.

En principio accedieron a la asignación de mucho menos dinero para el muro fronterizo que los 5.700 millones de dolares que exigía el presidente Donald Trump para construirlo, y se arreglaron por casi 1.400 millones de dolares, de acuerdo con asesores legislativos.

Eso significaría un total de 88 kilómetros (55 millas) de nueva valla fronteriza, y no un muro de concreto, pero mucho menos que los 344 kilómetros (215 millas) que la Casa Blanca exigía en diciembre. La barrera seria construida en el Valle del Rio Grande, en Texas.

“Llegamos a un acuerdo en principio”, afirmo el republicano Richard Shelby, presidente de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias del Senado, rodeado por un grupo bipartidista de legisladores de ambas cámaras

Un manifestante disfrazado de muro durante la visita de Donald Trump a la ciudad fronteriza de El Paso, Texas. /REUTERS/Jose Luis Gonzalez/

Un manifestante disfrazado de muro durante la visita de Donald Trump a la ciudad fronteriza de El Paso, Texas. /REUTERS/Jose Luis Gonzalez/

“Nuestro personal esta encargándose de los detalles”, dijo la demócrata Nita Lowey, presidenta de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias de la Cámara de Representantes.

Los detalles no se darán a conocer oficialmente sino hasta el martes. De todas formas, el pacto se produjo a tiempo para apaciguar cualquier amenaza de que se produjera un segundo cierre parcial del gobierno este fin de semana.

Los asesores revelaron los detalles a condición de mantener el anonimato porque el acuerdo es tentativo.

Shelby había suspendido las conversaciones el fin de semana debido a las exigencias demócratas para que el gobierno limitara la cantidad de migrantes que pueda detener, pero los demócratas cedieron terreno en ese tema el lunes.

Al preguntarle si Trump respaldara el acuerdo, Shelby dijo: “Creemos, a partir de nuestras conversaciones con ellos y el margen de maniobra que nos han proporcionado, que lo respaldaran. Ciertamente esperamos que así sea”.

Manifestantes a favor de Donald Trump se hicieron presentes en El Paso, Texas, para escuchar al presidente. /REUTERS/Jose Luis Gonzalez/

Manifestantes a favor de Donald Trump se hicieron presentes en El Paso, Texas, para escuchar al presidente. /REUTERS/Jose Luis Gonzalez/

Por su parte, Donald Trump viajo el lunes por la tarde a la ciudad texana de El Paso para un mitin enfocado en los problemas de migración y fronterizos.

Al ser consultado sobre un posible shutdown, respondió que la decisión “dependía de los demócratas”. Además, arremetió contra un plan para limitar el número de camas que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) puede mantener en sus centros de detención.

“No solo no quieren darnos dinero para el muro, tampoco quieren darnos el espacio para detener a asesinos, criminales, narcotraficantes y traficantes de personas”, sentenció.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here