Cuba reivindicó hoy la labor de sus médicos en Brasil, de donde el Gobierno de la isla ha decidido retirar a sus más de 11.000 colaboradores sanitarios del programa “Mais Medicos” en respuesta a las exigencias del presidente electo del país suramericano, Jair Bolsonaro.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, que representó a su país en la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno de Antigua (Guatemala), agradeció en su intervención la cariñosa acogida de los brasileños a los médicos a los que ahora despiden “víctimas de la manipulación política”.

En los últimos cinco años han prestado servicio en Brasil 20.000 médicos cubanos -el 62 % mujeres- que atendieron a 113 millones de pacientes, garantizaron la totalidad de la atención básica en 1.100 municipios y que no estuvieron “en grandes ciudades, sino allá donde otros médicos no han ido nunca”, señaló el canciller.

Recordó asimismo que en 55 años se han graduado en Cuba más de 35.000 profesionales de la salud de 138 países y que los médicos de una isla “pequeña y bloqueada” viajaron a desastres naturales, enfrentaron el brote de ébola en África, el cólera en Haití y la ceguera en Latinoamérica.

Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil. /AP Photo/Eraldo Peres/

Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil. /AP Photo/Eraldo Peres/

Este jueves arribó a La Habana el primer grupo de 196 médicos procedente de Brasil, tras la decisión del Gobierno cubano de retirar a sus sanitarios por las declaraciones “amenazantes y despectivas” de Bolsonaro, quien prometió revisar el contrato bilateral y endurecer las condiciones para su permanencia.

Rodríguez también trasladó a los líderes iberoamericanos un saludo del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien relevó a Raúl Castro en abril pasado y no asistió a la cumbre de Antigua, prolongando una ausencia de los jefes de Estado cubanos en este foro que ya dura 17 años.