Cómo transitar la independencia de los hijos en el inicio del nido vacío

Author

Categories

Share

Con la adolescencia de los hijos, comienza una nueva etapa en la vida familiar. El silencio y la independencia hacen mella en el corazón de los padres.

A no asustarse: es el inicio de lo que será el tan conocido síndrome del nido vacío, es decir, ese conjunto de síntomas asociados a la partida de los hijos del hogar, que no comienza cuando efectivamente se van, sino a partir de los 15 ó 16 años.

Tanto amor, tantos años de trabajo y de dedicación de padres que ahora no sabemos bien dónde depositar, es lógico que nos generen un cambio muy movilizador.

Los vínculos se renuevan

En este sentido, para las madres, la respuesta a esta situación estará dada por su personalidad y por cómo ha sido su vida durante los últimos años.

Si centrastre tu identidad solamente en el rol de madre; si desarrollaste, además, un proyecto laboral, personal o profesional; si llegaste a esta etapa sin pareja, o si criaste a tus hijos absolutamente sola: todo influye a la hora de disparar esta sensación de vacío.

El conjunto de síntomas asociados a la partida de los hijos del hogar, que no comienza cuando efectivamente se van, sino a partir de los 15 ó 16 años.

El conjunto de síntomas asociados a la partida de los hijos del hogar, que no comienza cuando efectivamente se van, sino a partir de los 15 ó 16 años.

Los hombres suelen adentrarse más que las mujeres en la actividad profesional, por lo que atraviesan esta etapa con un menor nivel de estrés o angustia; si bien no debemos olvidar que son menos propensos a demostrar sus sentimientos.

La pareja

Este tiempo puede ser una posibilidad de renovación de tu vínculo con el otro:

Todo a favor: Si tu pareja ha conservado vínculos positivos, de comunicación, afecto y disfrute, si es una pareja integrada, «esta etapa se convierte en una oportunidad para compartir más tiempo y más espacio juntos», confirma la licenciada Álvarez.

Barajar y dar de nuevo: Si perdieron comunicación durante el proceso de
la crianza y se han desencontrado, es momento para entablar un diálogo
sincero, en el que pueden ocurrir dos cosas: que la pareja se distancie o que
arme un nuevo contrato, con mejores oportunidades para la comunicación.
Poder perdonarse mutuamente es un paso necesario y, también, sanador
para la vida de ambos.

(iStock)

(iStock)

Todo se supera

El lugar desde donde se paren los padres y cómo enfrenten esta etapa será fundamental para el desarrollo de una vida emocional sana para sus hijos. Si los padres se ponen en un lugar de víctimas, pueden generar en sus hijos desde «trastornos en la escolaridad, hasta fobias o ataques de pánico».

Si se muestran demasiado ansiosos o preocupados, llamándolos constantemente para ver como están, los hijos pueden responder distanciándose.

La vida nos enfrenta a una constante adaptación a la realidad, que va mucho
más allá de nuestros deseos. Aceptarlo es crecer no sólo como padres, sino también como personas.

La salud psíquica de todos los miembros de la familia dependerá de cómo enfrentemos cada una de estas etapas.

Como adultos, tenemos que sembrar las mejores semillas y allanar el camino a las personas a las que hemos dado vida, no sólo en un sentido físico, sino también emocional. Te proponemos una línea de trabajo para cada vínculo familiar, que te ayudará a atravesar esta etapa con sabiduría:

Para hombres y mujeres

-Vivir este tiempo con una mirada de oportunidad, «a ver qué viene»: todo
en la vida tiene su propia riqueza.

-Destinar tiempo libre a nuevas actividades creativas, solos o en pareja.

-Emprender asignaturas pendientes: un hobby, un curso o una carrera.

-Revisar el vínculo con tu pareja y encontrarte con «un otro» que ya no es el mismo; quizás, hasta sea más sabio.

-Crear nuevos vínculos con parejas que transiten por una situación similar.

Para con los hijos

-Apoyalos en este desprendimiento del hogar. Ellos necesitan lo mejor de vos.

-Háblales, escuchalos y tratá de entenderlos. Favorece un buen diálogo.

-Permítiles experimentar «a su modo» y asegúrales que si te necesitan, vas a estar.

Para la familia

La pareja se distancie o que arme un nuevo contrato, con mejores oportunidades para la comunicación.

La pareja se distancie o que arme un nuevo contrato, con mejores oportunidades para la comunicación.

-Comunicación: Es muy importante que todos los miembros de la familia
puedan expresar emociones y pensamientos en forma clara y directa.

Los padres tienen que ayudar a sus hijos a hacerlo; esta será la base para que, en el futuro próximo, ellos también puedan vivirlo en los nuevos vínculos que formen. Será saludable.

-Pedir y dar afecto: Vivir la incondicionalidad del amor, característica de los vínculos familiares, es la base de una autoestima saludable, que servirá de
raíz para toda la vida.

Author

Share