El 14 de febrero es el día de los enamorados, una jornada en la que el amor es protagonista.

Independientemente de si prefieres celebrarlo en la intimidad de tu casa o en un restaurante o bar, hay algo que no debés dejar nunca al azar: el menú que vas a elegir.

En una fecha en la que el romanticismo está a flor de piel es necesario cuidar cada detalle y lo que elijas para el menú puede arruinarte la velada.

Algunos alimentos pueden producir reacciones no deseadas (como gases o eructos) y otras pueden llenarte demasiado y hacerte sentir fatigado o pesado.

Estas son las comidas que no deberían formar parte de tu menú para San Valentín:

– Ajo y cebolla: dan un buen gusto a las comidas, pero su sabor queda en la boca y el mal aliento inhibe a la hora de besarse.

– Ostras: si bien tienen la fama de ser afrodisíacas, este alimento crudo es una de las principales causas de indigestión y de intoxicación alimentaria por lo que es mejor no arriesgarse a elegirlas.

Las ostras tienen la fama de afrodisíacas pero pueden causar problemas estomacales.

Las ostras tienen la fama de afrodisíacas pero pueden causar problemas estomacales.

 Alcohol: algunas bebidas como la cerveza o el gin tonic producen eructos y también hinchazón, dos consecuencias que pueden romper el clima romántico. Además, quien toma demasiado puede tener problemas con la digestión. En este caso es mejor elegir agua o vino.

 Verduras crucíferas: las más conocidas son como el brócoli, la coliflor, los repollitos de Bruselas, y el repollo. Tienes muchas chances de que te causen gases pero además hinchazón, lo que puede bajarte la autoestima al quedarte sin ropa.

– Legumbres: al igual que en el caso anterior, son susceptibles de provocarte gases que pueden arruinar la noche antes de que empiece la acción o durante la misma.

– Carne de cerdo o vacuna: la carne roja es muy difícil de digerir por lo que te puede caer pesada y darte sueño. Asimismo, contiene metionina, un aminoácido que hace más susceptibles al mal olor en los gases.

La carne con papas es la peor combinación que podés hacer para una cena romántica.

La carne con papas es la peor combinación que podés hacer para una cena romántica.

– Papas fritas: el gran acompañamiento de las carnes también debe quedar descartado para esta velada romántica.

Las comidas muy grasas disminuyen el desempeño sexual de hombres y mujeres porque requieren que el corazón destine más sangre hacia la zona estomacal por lo que los órganos sexuales quedan desprovistos de “combustible” durante la digestión.

– Fruta bañada en chocolate: puede parecer uno de los postres más románticos pero la fruta puede agravar un estómago sensible, causando calambres, hinchazón y gases. Combinada con el dulce puede dejarte en un estado de adormecimiento.

– Almendras: son una rica fuente de triptófano, un ingrediente que también genera letargo.

– Café: piensas que puede ser un buen aliado para mantenerte despierto toda la noche, pero puede causarte malestar estomacal, un aliento muy fuerte y afecta a los niveles de azúcar en la sangre, lo que podría provocar una interrupción en los niveles algunas hormonas, entre ellas la testosterona, que afecta la deseo sexual.