Cinco razones por las que el pepino es el ingrediente a incorporar en tus platos de verano

El verano invita a comer ensaladas de todo tipo y, claro, a evitar los platos pesados y calientes.

Si ya no sabés qué más ponerle para darle color (o para variar las verduras y no aburrirte), acá te proponemos cinco motivos por los que deberías sumar el pepino a tu dieta.

1-Son hidratantes

Tienen una gran cantidad de agua: 194 gramos, para ser precisos. Y si sumamos rodajas a un vaso de agua, le daremos ese sabor característico de esta verdura.

2-Son buenos para los huesos

Aunque suene raro, son ricos en vitamina K, fundamental para la parte ósea. Una taza de pepino nos da más del 20% de la dosis diaria recomendada.

3-Ayudan en el control del peso

Son bajos en calorías pero contienen fibra y agua; además, tienen pocas calorías. Todo esto lo hace ideal para bajar de peso, o equilibrarnos si quisiéramos comer algun dip un poco más potente.

4-Mejoran la piel

¿Quién no vio en alguna serie o película que a las máscaras de belleza se las acompaña con dos rodajas de pepino en los ojos? La razón es que tienen propiedades desinflamatorias. La pulpa está compuesta de agua, vitamina C y ácido cafeico. También reduce la irritación.

5-Ayudan a evitar el mal aliento

El agua que contiene el pepino, junto a la saliva que producimos al masticarlo, ayuda a limpiar la boca y eliminar la bacteria que “come” los restos de comida que quedan atrapados entre los dientes.